elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 7 / 15 || Mañana 9 / 17 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«Aunque hayas vivido antes en Gijón, Londres ye muy grande»

ASTURIANOS EN LA DIÁSPORA

«Aunque hayas vivido antes en Gijón, Londres ye muy grande»

01.09.12 - 00:31 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«Aunque hayas vivido antes en Gijón, Londres ye muy grande»
Roberto Montoto Sánchez, con su novia Rocío Iglesias, en el mercado londinense de Camden Town. :: E. C.
-Papa, ¿qué tienes que hacer el jueves?
-El jueves, nada, ¿por?
-Porque tienes que acercame al aeropuerto.
-¿Al aeropuerto a qué?
-Porque marcho pa Londres.
-Déjame sentame.
La conversación entre el mierense Roberto Montoto Sánchez, 29 años, y su padre terminó con el progenitor sentado tomando aire («quedó fríu») y el hijo subiéndose a un avión rumbo a Inglaterra después de tomar la decisión de emigrar «sin pensarlo dos veces».
«Fui un día a la agencia, compré el billete y lo metí en un cajón hasta poco antes de marchar. Porque sabía que, si lo pensaba, iba a entrame miedo y no marchaba», cuenta el protagonista de esta historia, que, nada más pisar la capital inglesa «con dos noches reservadas en un 'hostel', dinero para subsistir un mes y poco más», hizo sus dos primeras constataciones relevantes.
La primera, que su conocimiento de la lengua de Shakespeare dejaba bastante que desear pese a los 'listenings' con radiocasete que le hacían sus profesores en Pola de Lena: «Yo pensaba que sabía inglés y descubrí que mi nivel, si no era de cero, era de uno». Y la segunda, que, «aunque hayas vivido en Gijón, Londres ye muy grande».
Lo de Gijón lo sabía porque había hecho Marina Civil. «Naval engineer», lo llaman allí. Y porque tardó «bastante en aterrizar y en saber cómo iba» la vida junto al Támesis. En palabras de Roberto, de una sinceridad que apabulla: «Vine un poco de pinín. Pensando que en Mieres podía trabajar poniendo cafés, pero que, pa eso, los ponía en Londres y, así, de paso, mejoraba el idioma. Yo podía quedar en casa tranquilamente. La cama y el platu no me iban a faltar. Ni veinte euros en el bolsu pa poder tomar una cerveza el fin de semana. ¿Pero qué plan de vida era esi?».
Al final, no fueron cafés. Es comida mexicana lo que lleva sirviendo diez meses, un trabajo que combina con la conducción de una furgoneta de reparto. Y para seguir. Porque está decidido a «darle el último empujón al inglés» y conseguir algo de lo suyo. Y lo más importante: ahora con Rocío, su novia de siempre. Lenense y con carrera, Gestión y Administración Pública, que casi acaba de llegar tras quedarse en el paro. Como todos: «Todos los españoles que conocemos aquí son universitarios».
Pero que nadie se preocupe. Porque Roberto siempre está «sonriendo y hablando con todo el mundo», aunque no se entiendan del todo. Y esas son sus mejores armas. Así que no se puede quejar cuando repasa la experiencia que le ha llevado a compartir piso con «un rumano majísimo, un chaval húngaro, un italiano, un indio, un danés y un ovetense que es ingeniero industrial». Sus padres, Lito y Loli, también «están contentos» y él sólo tiene una cosa que lamentar: «Si lo llego a saber entonces, una Escuela de Idiomas o algo no se me hubiera escapado. Vaya tontu que fui».
Hace poco, se enteró de que sus amigos habían hecho una porra en la que apostaban sobre cuándo volvía a Mieres. «Y el que más me daba, dábame un mes y mediu». También se lo perdona. «Porque, en Asturias, dinero hay, y prejubilaciones. Y todavía puedes vivir con papa y mama hasta los treinta. Pero eso va a acabase. ¿Y entonces qué?».
En Tuenti


El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.