elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 7 / 15 || Mañana 9 / 17 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«La riqueza aquí es obscena»

Asturias

«La riqueza aquí es obscena»

«En Hong Kong hay más tiendas de Chanel que de Zara, y tienen cola. Los chinos nunca miran el precio», relata Isabel Fueyo

06.10.12 - 00:39 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«La riqueza aquí es obscena»
Isabel Fueyo posa junto a dos estatuas en Hong Kong. :: E. C.
«El magnate de Hong Kong Cecil Chao está dispuesto a recompensar con 65 millones de dólares estadounidenses al hombre que logre conquistar a su hija lesbiana, Gigi Chao. 'No me importa si es rico o pobre. Lo importante es que sea generoso y de buen corazón', puntualizó el señor Chao a un diario». La noticia, que saltó hace muy poco a los medios de comunicación españoles, puede servir para hacerse una idea de lo lejos que queda Hong Kong de La Felguera se mire por donde se mire. O no.
Eso, en lo que respecta a la antigua colonia británica. «Porque los chinos son todavía más excéntricos», cuenta Isabel Fueyo, felguerina de 37 años que se dedica precisamente a eso: a informar de lo que ocurre en la región administrativa especial del Sur de China como corresponsal de la agencia Efe tras pasar por EL COMERCIO y por distintas ocupaciones en San Diego (California), donde vivió seis años con su marido Luis, farmacéutico, y donde nació su hija Julia. Del diseño gráfico a una ONG, pasando por montar una galería de arte con sus amigos.
Hasta que, hace casi tres añitos, se mudaron a este ecosistema con un modelo económico capitalista bajo la soberanía de un país de ideología oficial comunista que tiene más similitudes con la actualidad española de lo que podría parecer, con continuas fricciones entre la región y el poder central en Pekín.
Solo un ejemplo es la asignatura de Educación Nacional, que China quiere imponer en la ciudad que acuñó el lema «un país, dos sistemas» y que, dicen, no es más que un intento de lavar el cerebro de niños y adolescentes con libros de texto que ensalzan al Partido Comunista y que promueven tanto la unidad nacional como un patriotismo que los detractores de esta peculiar 'Educación para la Ciudadanía' tachan de rancio y autoritario. Una protesta que sacó a la calle recientemente a 120.000 manifestantes, con una acampada posterior de 10.000 almas en la céntrica plaza Tamar. 'Indignados' de Hong Kong.
«Últimamente, hay muchas movilizaciones de descontento. Un gran recelo anti-chino. Una reivindicación generalizada de ser de Hong Kong y no chino», confirma Isabel Fueyo, que apunta que los motivos de tensión son muchos y dispares. Otro ejemplo: «La llegada de gente procedente de China está disparando los precios del suelo hasta convertir el asunto de la vivienda en una locura». Y, así, «un alquiler medio de un piso de cien metros cuadrados ronda los 3.000 euros mínimo. Pero es que, además, de un año para otro, te pueden subir la renta un 30%. Si lo quieres lo coges y si no, lo dejas».
La clave radica en que «entra muchísimo dinero de China, que está a solo 40 minutos de distancia. Y los chinos pagan en mano y nunca miran el precio». Y así es como, de camino al trabajo o a la compra, la felguerina se cruza con colas y más colas entre «el bosque de edificios» donde la vida se vive «muy rápido»: las que rodean las tiendas de lujo.
«Aquí todo está orientado al negocio. Negocio, negocio, negocio. Es muy fácil montar una empresa, aunque también hay una diferencia abismal entre ricos y pobres. Y hay más tiendas de Chanel que de Zara. Tanta riqueza que es obscena. Ves a mucha gente materialista que funciona a golpe de tarjeta, lo que resulta artificial y yo diría que hasta aburrido. A lo mejor, el que está a tu lado lleva un maletín de Prada pero cobra mil euros al mes. Es su símbolo de estatus».
Ahora Isabel está inmersa en un reportaje sobre futbolistas españoles emigrados a Asia, «cada vez más». Porque, para los hongkoneses, «España es fútbol. Aquí de nuestra crisis no se habla. Se quedan con los titulares y no profundizan más».
Allí, una de las máximas preocupaciones es que, en el Año del Dragón, los servicios sanitarios están saturados «porque, como son muy supersticiosos, todo el mundo quiere tener un hijo en un año que, supuestamente, trae buena suerte, y cientos de embarazadas chinas pasan la frontera para dar a luz en mejores condiciones».
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Videos de Asturias
más videos [+]
Asturias


El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.