elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 15 / 22 || Mañana 12 / 17 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«Aquí el mundo se acaba a las seis»

Asturias

«Aquí el mundo se acaba a las seis»

03.11.12 - 00:38 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Idealiza Asturias. Cuando vuelve a casa se «maravilla de lo precioso que es todo» y lamenta no haberlo apreciado lo suficiente cuando vivía aquí. Marga Soler, gijonesa en los 40, trabaja y vive en Bélgica desde hace siete años. Le va bien. Tiene a su pareja, Claude, y a su hijo Luis, de 18 meses, un buen trabajo en Arcelor Mittal, pero no oculta que Asturias siempre está en la cabeza, que añora la forma de vida española y que la idea de hacer el viaje de regreso nunca deja de rondarle. «A mí me gustaría volver, ya sé que la situación no es la mejor, pero lo pienso. Creo que todo el mundo piensa en volver».
Estudió Derecho en la Universidad de Oviedo y su primera emigración fue a Barcelona. A la capital catalana se fue por necesidad; a Bélgica, por amor. «Conocí a un chico belga, buscamos un lugar donde pudiéramos tener una vida en común y me surgió la oportunidad en esta fábrica». Se refiere a la de Arcelor en Charleroi, donde ejerce como jefa de proyecto.
Desde hace siete años su vida está en esa fábrica y en su casa de Nivelles, un pueblo a mitad de caminos entre Charleroi y Bruselas, donde el ritmo vital no es precisamente parecido al de Gijón. Y ahí radica una de sus principales añoranzas: «Aquí se vive mucho en casa, hace mucho frío y el mundo se acaba a las seis, como en toda Europa», explica. Y todo eso se lleva mal. «La gente sale poco, la vida social se hace en casa y a mí me gusta salir de copas», dice.
Claro que también tiene cosas buenas ser residente en Bélgica. Y más en tiempos difíciles para España como los que tocan. «Están muy bien las ayudas sociales, el paro... La gente no tiene miedo a perder el trabajo porque sabe que va a encontra otro con facilidad y además, si tardas, siempre vas a tener ayudas», explica. La sanidad es otro de los puntos fuertes. Y su ubicación en el mapa europeo, un auténtico chollo. «Una de las cosas buenas es que estás en el centro de Europa, a nada de muchos países, y yo eso lo aprovecho». O sea, París, Amsterdam, Londres... a tiro de piedra. Lo más negativo del país: «El rollo de los flamencos y los valones, solo se habla de eso».
Ella, que vive en zona francófona, asegura que desde la distancia Asturias se ve como un ideal, pese a que es conocedora -sigue la actualidad y sufre con el Sporting- de que las cosas no están en su mejor momento. Eso sí, para los belgas -por mucho que en Bruselas abunden los bares españoles-, Asturias es una auténtica desconocida. Para la inmensa mayoría, porque siempre hay excepciones: «Una vez me encontré un chico que conocía Asturias porque era buscador de oro».
Marga viaja a Asturias tres o cuatro veces al año. Y es entonces cuando la distancia que no es capaz de superar la red -«con internet se lleva muy bien»-, se salda a base de familia, amigos, sidrerías, paseos por el Muro, calamares en su tinta, bonito y fabes con almejes. Por todo eso y por muchas cosas más piensa en volver con la familia al completo. «Luis seguro que quiere ir, al padre le tengo que convencer».
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
«Aquí el mundo se acaba a las seis»

Marga Soler posa junto al Atomium.

Videos de Asturias
más videos [+]
Asturias


El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.