elcomercio.es
Martes, 2 septiembre 2014
claros
Hoy 19 / 25 || Mañana 19 / 27 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«La víctima está aislada y sufre en soledad la agresión»

GIJÓN

«La víctima está aislada y sufre en soledad la agresión»

Un millar de personas se concentran en la plaza Mayor para rechazar la violencia hacia las mujeres y exigir más protección

26.11.12 - 01:44 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
A las 12.52, de repente, se hizo el silencio en la plaza Mayor de Gijón. Antes habían sonado los nombres de Natalya, Antonia, Carmen, Rosa, Amparo, Estrella, en un largo rosario formado por 43 nombres. Los de las mujeres asesinadas en lo que va de año por hombres que, en algún momento, tuvieron con ellas una relación sentimental.
De hecho, el 80% de las fallecidas convivía con su agresor. Sólo 8 habían presentado una denuncia. No lo hizo Almudena, la víctima más joven, la niña de 13 años asesinada en El Salobral en octubre por un individuo de 40 años que quería ser su novio. Tampoco Rosario García, la única asturiana, a la que su marido mató en junio.
El de Rosario fue el primer nombre en sonar. A su consuegra, María Jesús Bárcena, se le quebró la voz al leerlo. Como también temblaron las voces de Loli Prieto -madre de Desireé Prieto, asesinada en 2006 por su expareja, que también intentó acabar, sin lograrlo, con el hijo de ambos. Christian acompañó ayer a su abuela en la lectura-, Lucía Reyes -madre de María de León, asesinada en 2008 por su expareja- y Silvia Brugos. La edil socialista de Degaña sobrevivió en mayo de 2010 al salvaje ataque de su exmarido, que sí mató a la pareja, padre y hermano de la concejala.
Los rostros de las tres son visibles cada año en las concentraciones del 25 de noviembre, Día Internacional de Lucha contra la Violencia hacia las Mujeres, elegido después de que en 1960 la dictadura de Trujillo torturara y asesinara ese día a las tres hermanas Mirabal.
Ayer, las voces de María Jesús, Loli, Lucía y Silvia voces sonaron junto a las de políticos como la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón; los portavoces de Foro, PP, PSOE e IU en el Consistorio, Rafael Felgueroso, Pilar Fernández Pardo, Santiago Martínez Argüelles y Libertad González, respectivamente. También junto a las voces de representantes institucionales, como las de la de la directora del Instituto Asturiano de la Mujer, Carmen Sanjurjo, y la Procuradora General, Antonia Fernández Felgueroso. Y de representantes de colectivos feministas, como Begoña Piñero, de la Tertulia Les Comadres; Ana Isabel Ruiz, de la Asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas de Asturias, y de Sila Murillo, de la Asociación de Mujeres con Discapacidad Amdas La Fonte.
«¡Basta ya!»
Fue Murillo la encargada de cerrar la lectura con un «¡Basta ya!» que arrancó el único aplauso de la jornada. Porque ayer en la plaza Mayor de Gijón el minuto de silencio, que comenzó a las 12.52, no concluyó con un aplauso. Se pidió expresamente que no lo hubiera «por respeto a las víctimas», un respeto por el que apostaron el millar de asistentes, que mostraron su rechazo a la violencia de género y reclamaron más protección. Porque, como reza en el comunicado leído, «la víctima está aislada y sufre la agresión en soledad». A la sociedad le corresponde defenderla.
En Tuenti
«La víctima está aislada y sufre en soledad la agresión»

Alida Hevia deja paso a Sergio Herrero en la lectura del manifiesto del 25-N. Abajo, Loli Prieto, madre de Desirée Prieto, junto a su nieto Cristian, Sila Murillo y Lucía Reyes, madre de María de León. :: P. CITOULA

Videos de Local
más videos [+]
Local