elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 14 / 21 || Mañana 15 / 24 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«El cafelito aquí dura diez minutos y a las 4 no hay nadie en la oficina»

Asturias

«El cafelito aquí dura diez minutos y a las 4 no hay nadie en la oficina»

01.12.12 - 00:45 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Puede decirse que el biólogo ovetense Nicolás Fernández (1980) es un visionario, porque vislumbró que su futuro estaba en Alemania cuando la crisis apenas despuntaba. Fue tras acabar sus estudios, en 2003, cuando empezó la tesis doctoral en el área de Fisiología Vegetal del Departamento de Organismos y Sistemas de la Universidad de Oviedo «y, como la situación en el departamento a finales de 2005 no era muy boyante», empezó a rastrear opciones fuera.
«Solicité un contrato Marie Curie en una red europea de investigación para hacer la tesis doctoral y me aceptaron en el instituto Max Planck de mejora vegetal en Colonia, donde aterricé en agosto de 2006», recuerda. Y allí sigue, felizmente asentado, sin ningún plan de regresar y convertido en empleado de la Administración pública.
«Me vine a un país desconocido a hacer una tesis en un tema que no conocía y sin hablar el idioma siquiera, pero Alemania me lo puso muy fácil. La adaptación no me pareció nada complicada, porque en esta zona tienen una mentalidad muy similar a la del noroeste de España. Estamos en Renania, el punto medio entre el carácter alemán y el de los europeos del sur».
Pero, aunque se quite méritos, el también puso mucho de su parte: «Quise aprender el idioma y la cultura cuanto antes, así que me fui a la escuela de idiomas y me rodeé de amigos alemanes», resume, porque «los idiomas son cruciales para que se te abran las puertas».
Seis años después, ya ha conseguido dominar el alemán (además del inglés, que se le supone, y de manejarse en francés), pero, con todo, tras concluir la tesis a finales de 2010, estuvo un año sin trabajo, así que volvió a intentarlo en casa.
«Tardaba tanto en encontrar un empleo que llegué incluso a contactar con una empresa del sur de España, pero al final me eché atrás al darme cuenta que no era posible ni negociar pequeños detalles del contrato que me ofrecían».
Así que siguió buscando y se topó con dos ofertas: un puesto en una empresa francesa de consultoría en ciencias de la salud sin salir de Colonia y otro como empleado en la Administración pública, en el que continúa y que consiste en «intentar ayudar a los investigadores a que consigan proyectos de la UE».
Allí cobra «un sueldo que está bien, pero que tampoco es estratosférico, aunque sí suficiente para poder irte de vacaciones, permitirte algunos caprichos y, sobre todo, para poder vivir sin depender de tus padres». Así que el balance no podría ser más que positivo si no fuera por la fuga de cerebros vista por un investigador: «En España, es poco más que una entelequia encontrar un trabajo donde utilices el conocimiento que has adquirido, porque lo primero que se redujo con la crisis fue el dinero destinado a la investigación, por lo que, para los científicos, irse al extranjero es casi la única opción».
Lo que tampoco está nada mal, defiende, es «la eficiencia laboral germana», que supone que «la hora del cafelito dura diez minutos, ni uno más, porque se trabaja sin parar, pero también que a las cuatro de un viernes ya no queda nadie en la oficina». ¿Clarividente o no?
En Tuenti
«El cafelito aquí dura diez minutos y a las 4 no hay nadie en la oficina»

Nicolás Fernández, en una calle de Alemania. :: MARCUS GARZÓN

Videos de Asturias
más videos [+]
Asturias


El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.