elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
cubierto
Hoy 12 / 15 || Mañana 7 / 11 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«Tenemos que salir. No podemos quedarnos de brazos cruzados»

GIJÓN

«Tenemos que salir. No podemos quedarnos de brazos cruzados»

15.12.12 - 01:11 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Imagínese compartir piso. Hasta ahí, lo normal. Y ahora imagínese compartir un piso de un solo baño con otras ocho personas. Turcos, brasileños, ucranianos... Pues eso es lo que hizo Lara López Intriago, gijonesa de El Llano, 30 años, durante una breve etapa de tres meses en Londres que ella recuerda como una pesadilla llena de personajes en la que lo único que acertaba a pensar era: «Tengo que marchar pitando de aquí como sea».
«Fue una época horrible. Una locura. Lo pasé fatal, porque Londres es muy bonita si vas de turista, pero nada guapa si no tienes un buen trabajo. Trabajaba en una cafetería que estaba en una estación de tren y era todo carísimo. Vivía para trabajar», recuerda sin perder la alegría, porque eso es lo que contagia permanentemente al otro lado del teléfono esta licenciada en Historia y Ciencias de la Música que también concluyó Magisterio Musical.
Toda esa formación le sirvió a Lara para impartir clases en un colegio de La Fresneda después de integrar la incierta lista de interinos en la que están inscritos miles de docentes asturianos sin mucha esperanza. Pero su contrato terminó, «finish», y no hubo más. Adiós a un empleo de «lo suyo» y hola a hacer las maletas rumbo a Cambridge para aprender el idioma y, de ahí, a la capital del imperio británico.
«Llegué con un nivel cero, patata, malo. Con un nivel de mímica. Porque, aunque tenía inglés en el instituto y en Magisterio, en España estamos bien de gramática, pero lo que es de conversación...».
Lo deja ahí. Qué más va a decir que no sepamos de las virtudes del sistema educativo. Y lo deja para contarnos que desde hace un año vive en Chelford, capital del condado de Essex, «de un tamaño parecido al de Cangas de Onís» y a cincuenta kilómetros al Norte de Londres, donde comparte piso «con una sola persona, que además es inglés, así que genial para practicar». Y donde trabaja como «assistant manager de un coffee shop». En castellano: «Lo que viene a ser una cafetería de una cadena italiana».
Lo de quedar con sus amigos españoles a tomar una cerveza lo deja para «los momentos de bajón», como ella los llama, porque «se echa de menos el estilo de vida» en una ciudad en la que «hace un frío que pela, a las tres es de noche y a las seis está todo cerrado». Lo normal.
«Me gustaría pasar mis últimos años en España, trabajando de lo mío, de profe de Música. No estar toda la vida en un café», zanja, de pronto, como si no tuviese toda la vida por delante. Pero Lara es realista, como buena hija de emigrantes que marcharon a Francia cuando eran jóvenes buscando faena, y con dos hermanos que también se han ido: «Mi hermana, que hizo Turismo, a Inglaterra, y mi hermano, ingeniero electrónico, a Guinea Ecuatorial. Y los dos tienen niños, lo que siempre complica las cosas si quieres volver. O sea, que, en esta familia, lo de la fuga de cerebros nos suena bastante», se ríe pese a los cero grados del exterior.
«En 'Españoles en el mundo' te lo pintan demasiado bonito y no se puede engañar a la gente y decirle que va a ser todo muy fácil, pero tampoco te puedes quedar a vivir con tus padres sin hacer nada, porque es muy frustrante. Tenemos que salir. No podemos quedarnos de brazos cruzados. Yo animo a todo el mundo a que se tire a la piscina».
Parece que muchos ya lo han entendido así, porque «en los últimos seis meses se ha notado que han llegado muchísimos españoles a Chelford». «Una ráfaga de españoles», vuelve a sonreír pensando en el 5 de enero, cuando sus padres viajen a verla «con algún regalín, seguro». Lo normal de la noche de Reyes.
En Tuenti
«Tenemos que salir. No podemos quedarnos de brazos cruzados»

La gijonesa Lara López Intriago, en su casa de Chelford. :: E. C.

Videos de Local
más videos [+]
Local


El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.