elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 7 / 15 || Mañana 9 / 17 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«Antes los brasileños querían ir a España y ahora es al contrario»

Gente

«Antes los brasileños querían ir a España y ahora es al contrario»

22.12.12 - 00:27 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Antonio Suero es Faustino Labra en Brasil. En su pasaporte español, estrenado 40 años atrás para cruzar el charco, consta que su nombre completo es Faustino Antonio Suero Labra y que vino al mundo en Cangas de Onís en 1949. Pero, cosas de la vida, en Brasil cuentan el primer nombre y el segundo apellido (el del padre) y con ellos Antonio Suero se ha hecho un hueco importante en el mundo empresarial. No le han ido mal las cosas a este ingeniero formado en Gijón que en realidad aspiraba a buscar un futuro mejor en Australia o Canadá.
Pero Brasil se cruzó en su camino allá por 1972. El objetivo inicial, quedarse un año. Pero, la vida, de nuevo, demostró que tiene vida propia y el joven ingeniero echó raíces que empezaron a crecer -ya tienen 30 y 32 años- y nunca jamás pensó en volver. Empezó trabajando en Sao Paulo como ingeniero hasta que un empleo en unas minas de fosfato le llevó hasta Cajati. De esta forma se instaló en la región de Valle Ribera, donde hoy está su casa en Registro y donde en los noventa montó su propia empresa, que, como las raíces, creció y creció y siguió creciendo. Se encarga la compañía del alquiler de equipos móviles como excavadoras, camiones, palas, empiladoras, plumas... «Fui comprando más equipos y más equipos y ahora tengo 400 empleados y 1.200 problemas». Y tan contento, porque la palabra jubilación no existe en su bilingüe vocabulario: «El día que yo pare me muero», advierte.
Su empresa es su vida y Brasil, su casa. Asturias se observa con nostalgia, con amor y se visita una mil veces, pero ya no es su lugar en el mundo. «La raíz la tengo aquí, aquí lo tengo todo», dice este padre de dos chicos que aún no le han hecho abuelo y casado en segundas nupcias. «Voy todos los años a Asturias, me encanta; pero para vivir no, para pasear». Para pasear, para comer y para beber. Para disfrutar en definitiva. «En cuanto me dan ganas cojo un avión y voy a tomar sidra», bromea. Aquí están tres de sus cuatro hermanos.
Difícil de entender
Pero es que Brasil es mucho Brasil. «Este es un país harto difícil de explicar, el que no es de aquí no lo puede entender». Él ya lo entiende. Entiende que las oportunidades se amontonan, que es fácil encontrar desafíos para un emprendedor. Lo fue en su época y lo es también ahora. Porque entonces como hoy, el éxito hay que currárselo. «Al principio pasé malos momentos, no tienes familia, no tienes nada, pero hay que aguantar, hay que tener perseverancia e intentarlo hasta el final; la idea de volver fracasado no existe».
Es este un aviso a los navegantes que piensan ahora en emprender el camino que él ya recorrió. Se anima Antonio Suero con otro más: «Que nadie piense que esto es el paraíso, la crisis mundial también afecta a la economía brasileña». Aún así, con los Juegos Olímpicos en la agenda, el futuro pinta mejor. Y la tortilla de la emigración se ha dado la vuelta. «Hasta hace unos años, todo el mundo quería ir a España, venían brasileños a hablar conmigo a ver si les conseguía algo; ahora gente conocida de España me llama para saber qué pueden hacer para venir para acá». Desde la distancia la crisis española se ve muy mal: «Creo que en los próximos diez años no va a haber mucho que hacer, tendrán que comprar esa máquina que hace agujeros en el cinto», dice el empresario asturiano.
En Tuenti
«Antes los brasileños querían ir a España y ahora es al contrario»

Antonio Suero junto a Camilia, su mujer. :: E. C.



El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.