elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
llovizna
Hoy 15 / 19 || Mañana 14 / 21 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«Mis padres me aconsejan que aguante lo que pueda en Francia»

Gente

«Mis padres me aconsejan que aguante lo que pueda en Francia»

05.01.13 - 00:23 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
De los talleres de Alas Aluminium a engrosar las interminables filas del paro y, de ahí, a la Primera División de fútbol sala francesa. Semejante despegue es el que ha protagonizado a sus 25 años el langreano Pelayo Gómez Urdangaray en muy pocos meses, «cuando antes lo más que hacía era echar partidos con los colegas y jugar, lo máximo, en Tercera División».
La culpa de todo la tuvo «un compañero de Ciañu», que fue el que emigró primero a Cannes y el que le recomendó hacer una prueba para el Cannes Bocca Futsal, el equipo de la ciudad francesa famosa no precisamente por el fútbol.
«Necesitaban un portero y fui. Total, no tenía nada que perder. Si salía, salía. Y salió. Iba para una semana, con una maleta de mano, y al día siguiente ya me habíen dicho que sí», recuerda desde la casa de su familia en Sama. «Porque la verdad es que me escapo a Asturias a la mínima y ahora van a ir mi novia y mis padres a verme por primera vez», cuenta, «contento».
Llegarán a un apartamento «con un par de cames, un armariu y una tele» en el que vive solo, después de que su amigo regresase a Ciañu por donde había venido. Una casa donde Pelayo lo echa de menos «todo». Pero, sobre todo, a los colegas. Aunque, a decir verdad, tampoco tiene muchas razones reales para extrañarles, porque «unu está en Chile, otru en Londres... Y así, poco a poco, van marchando todos. Todo está complicado. No encuentras nada y tienes que marchar».
Él también llegó en septiembre a su país de destino «sin saber casi nada de nada». Por supuesto, ni una palabra de francés, aunque ayudó el hecho de que en el Cannes Bocca Futsal haya dos brasileños, con los que es más fácil la comunicación, aunque sea por señas. «Entre nosotros entendémonos bien», apunta. Y tampoco es que el entrenador le exija que sea un gran comunicador: «El porteru tiene que ponese de porteru. No hay mucho más».
Él a lo suyo, que es «aprovechar la oportunidad». Bien para quedarse en Francia, «donde el fútbol sala está creciendo mucho, aunque todavía no tiene tanto nivel como aquí. Tienen muchos portugueses, muchos brasileños y muchos musulmanes». O bien para «volver a España también a jugar».
Sus padres se lo han dicho más de una y de dos veces: «Ellos aconséjenme que aguante todo lo que pueda en Francia». Y Pelayo cumple: «Si tengo que aguantar, aguanto lo que haga falta». Así que ahora está concentrado en el próximo partido y no es para menos, porque «la liga acaba en mayo» y la tienen al alcance de la mano.
«Estamos a tres puntos del primero y eso lo puede cambiar todo para bien», resume este deportista inesperado. Y eso compensa «un contrato que todavía no es profesional», por el que «no se cotiza»». Y compensa también el carácter de los vecinos franceses, aunque Pelayo Gómez Urdangaray, cancerbero del Cannes Bocca Futsal, que ya consigue entender mucho de lo que le dicen aunque le cueste más hablar, no se ceba: «Hay algunos buenos y otros raros, muy suyos, que se juntan entre ellos. Hay de todo, como aquí». Y lamenta no ver a «la moza», que está estudiando, tanto como él quisiera. Compensa frente a la nada. «Para 2013 pido que siga con salud todo el mundo y que siga progresando en el fútbol sala. Y la liga. La liga también».
En Tuenti
«Mis padres me aconsejan que aguante lo que pueda en Francia»

Pelayo Gómez Urdangaray, durante un partido de fútbol sala. :: E. C.



El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.