elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 5 / 18 || Mañana 7 / 14 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«Desde la distancia la crisis se vive con menos angustia»

Gente

«Desde la distancia la crisis se vive con menos angustia»

19.01.13 - 00:22 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La idea de salir al exterior siempre estuvo ahí. Dice José Fernando Zapico, gijonés de 45 años, que los profesores de idiomas siempre tienen en mente esa posibilidad. Él, después de 21 años dando clases de inglés en el Instituto Sánchez Lastra de Mieres y uno como coordinador de bilingüismo en la Consejería de Educación, decidió que un 2012 de elecciones anticipadas en Asturias, de crisis en general y de ambiente nada propicio para el optimismo debía ser su año, debía hacer la maleta y viajar muy lejos: a Filipinas. Allí está con su mujer, Inma, y Sergio, su hijo de 11 años, desde hace cuatro meses como asesor de educación de la embajada española en Manila.
Sabía que la plaza iba a quedar vacante, de modo que optó a ella y en ella estará por un mínimo de dos años. Ese es el compromiso. «Nosotros vinimos con la idea de dos o tres años, pero una vez que estás aquí ya vas viendo cómo se desarrollan los acontecimientos». Hasta la fecha, la aventura merece mucho la pena. «Es un trabajo en el que se aprende extraordinariamente», dice el profesor asturiano, cuya tarea en el inmenso archipiélago es tripe. Se ocupa por una parte de la negociación con el Gobierno filipino para reintroducir el castellano en la enseñanza pública conforme a un acuerdo que se firmó tres años atrás; también del asesoramiento a los profesores y la formación de los mismos en el Instituto Cervantes y, además, como representante de educación de la embajada, se reclama su presencia en diversos foros. «Básicamente no hay horario», concluye. Explica después cuán importante se ha vuelto el español en los últimos años. Tanto que el Instituto Cervantes no puede asumir tanta demanda. «Hay mucho interés por los call center, hablar español además de inglés duplica el sueldo».
Aunque la experiencia está siendo muy enriquecedora, también hay algunos contras. «Esto no es Londres, tiene sus cosas, Filipinas es un país en crecimiento y desarrollo y la situación es la que es», dice. O lo que es lo mismo, «es un país duro», y además está muy alejado de España y el calor no da tregua ni un segundo. Manila es además una de esas ciudades inabarcables y difíciles de dominar, pero, a tiro de avión, están el paraíso filipino y todo el Sudeste asiático al alcance de la mano. «Coges un avión y en media hora estás en todo lo contrario a Manila».
Añora los amigos, las cañitas y sobre todo el clima y el ocio al estilo tradicional asturiano. «Aquí todo se desarrolla en los centros comerciales, es un modelo muy americano, y eso no me encaja, a mí me gusta el merendero». No echa en falta la comida. Al lado de su casa en Makati, un restaurante español sirve fabada, callos y hasta queso cabrales. «Si quisiéramos podríamos sobrevivir con comida española, pero al estar aquí lo que intentas es probar muchas más cosas».
Pero puede que lo que menos añore sea esa sensación de desencanto que destila España. «La situación de crisis se vive con menos angustia, soy consciente de lo que pasa en España, pero la separación marca cierto distanciamiento, te preocupa, pero estás menos angustiado», afirma el profesor gijonés.
En Tuenti
«Desde la distancia la crisis se vive con menos angustia»

José Fernando Zapico, en una calle de Manila en la que se detecta la influencia española. :: E. C.



El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.