elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
llovizna
Hoy 18 / 19 || Mañana 15 / 18 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Quince años a todo corazón

Asturias

Quince años a todo corazón

242 asturianos recibieron un trasplante coronario en los tres primeros lustros de un programa que se inició en el HUCA el 1 de febrero de 1998

03.02.13 - 01:40 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

El 1 de febrero de 1998 la portada dominical de EL COMERCIO, que por aquella época costaba 195 pesetas, daba cuenta de que ETA volvía a matar en Sevilla y que casi medio millón de personas se echaban a la calle en señal de repulsa. Habían asesinado al concejal hispalense del PP, Alberto Jiménez-Becerril, y su mujer, Asunción García, ambos tiroteados por la espalda. Mientras tanto, las cuencas mineras eran noticia por concentrar el mayor índice de pobreza y precariedad de la región y el Sporting, por entonces en Primera al igual que el Oviedo, se preparaba para enfrentarse a un Barça que ni tan siquiera soñaba con la existencia de un tal Messi. En los cines proyectaban 'Abre los ojos', de un joven Alejandro Amenábar, que empezaba a despuntar en el campo del celuloide al tiempo que Martina Hingis arruinaba la siesta de más de un español al ganarle la final del Open de Australia a Conchita Martínez.
Mientras esto ocurría por España y el mundo, en el interior del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) se empezaba a gestar un momento histórico: el del primer trasplante de corazón. Ocurrió en la noche del sábado 1 de febrero de 1998. El HUCA, que ya contaba con la ansiada autorización de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), llevaba esperando más de dos meses por la llegada de un posible donante. En el complejo sanitario había mucha ansiedad por empezar con este tipo de intervenciones, para la que el equipo de Cirugía Cardiaca y el propio hospital se habían preparado durante años. Finalmente, el corazón apareció, pero en Valencia, hasta donde tuvieron que viajar en un avión Falcon 2.000 dos cirujanos de Oviedo y una enfermera. De madrugada, el corazón ya había aterrizado en Asturias para ser implantado en la persona de José Luis Fernández, un minero de Morcín que saltó a la popularidad por ser el primer asturiano en recibir un trasplante coronario en el HUCA.
Tras José Luis, que vivió con este corazón donado durante varios años y pudo así cumplir con el sueño de conocer a su nieta, han sido 242 las personas sometidas a un trasplante coronario en Asturias. Los resultados alcanzados en estos quince años son envidiables, ya que exhiben una tasa de supervivencia superior al 50%, situándose unos puntos por encima de la media nacional.
El gijonés José Ramón Castro Calvo, que ahora tiene 49 años, fue uno de los primerizos. El suyo fue el cuarto trasplante de corazón en el HUCA. La intervención tuvo lugar el 28 de febrero de 1998, en el transcurso de un fin de semana «frenético para los cirujanos, que tuvieron que afrontar la realización de tres trasplantes en apenas tres días. Entramos un viernes al hospital y salimos un lunes. Estábamos casi sin dormir», recuerda José Luis Lambert, actual director del Área del Corazón del Hospital Central y entonces coordinador del programa de trasplantes coronarios.
A José Ramón el corazón le falló sin aviso previo cuando «apenas tenía 34 años y me quería comer el mundo». Un infarto le dejó con apenas un 10% de su capacidad coronaria y le tuvieron que conectar a una máquina para mantenerlo con vida. Estuvo en coma 40 días y, cuando muchos le daban casi por desahuciado, el corazón donado por la familia de una joven alicantina de 33 años que había fallecido de un derrame cerebral, le permitió seguir adelante. «El trasplante es como una prórroga, te permite seguir en el partido», asegura este gijonés que se ganó la fama de ligón en el HUCA «porque me iban a visitar mi novia y también muchas ex».
Otra oportunidad
El trasplante le pilló cuando estaba preparando unas oposiciones a guardia rural. En aquel entonces «trabajaba como capataz en parques y jardines, en Gijón». Su vida cambió de forma repentina pero, como él mismo reconoce, «si no me hubieran trasplantado, ahora estaría criando malvas». Está convencido de que sin el trasplante «habría muerto». Él estuvo en situación de urgencia vital, una situación de la que «o sales trasplantado o te vas para el cementerio». Por eso, y aunque hayan pasado quince años, insiste en agradecer no sólo al equipo del HUCA sino también «a todos los donantes que hacen posible el milagro de los trasplantes».
De sus semanas en el hospital, José Ramón recuerda su primer yogur tras la operación. «Me supo como una mariscada». También su primera noche ya en planta, fuera de la UVI. «Había pasado ya lo peor, pero de repente me asusté porque pensé ¿cómo será eso de vivir con el corazón de otro?».
José Ramón Castro es ahora un trasplantado veterano. Lleva quince años operado y afirma que su vida «es absolutamente normal». La medicación (un total de 18 pastillas al día) «es lo único que me recuerda que estoy trasplantado». Eso, «y la cicatriz en el pecho», muestra al abrirse la camisa. Este gijonés se considera «un afortunado» y es consciente de que «la vida me dio otra oportunidad». Ahora está estudiando ciencias ambientales en la UNED y no para de hacer proyectos.
Buenas estadísticas
El año en el que el HUCA inició los trasplantes de corazón fueron intervenidas 26 personas. De ellas, sobreviven la mitad. «Es una muy buena estadística», explica José Luis Lambert, que asegura que al mes de la operación sobrevive el 93% y al año, el 82%.
El récord de trasplante más joven en Asturias lo ostenta un joven que fue intervenido cuando tenía 16 años. El más veterano, un asturiano de 70 años. Porque como recuerda Lambert «la edad ya no es un condicionante» para este tipo de operaciones, cuyo tiempo de demora media está en el mes y medio. «Ahora las indicaciones son mucho más amplias», precisa la cardióloga Beatriz Díaz Molina. A diferencia de hace quince años, ahora se puede trasplantar a personas diabéticas o con problemas renales.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Quince años a todo corazón
Videos de Asturias
más videos [+]
Asturias


El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.