elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 5 / 18 || Mañana 7 / 14 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«No sé de qué especie son los alemanes de Mallorca, porque aquí yo no los veo»

Asturias

«No sé de qué especie son los alemanes de Mallorca, porque aquí yo no los veo»

16.03.13 - 00:31 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

«Esta es Natalia, que es española, pero que trabaja como si fuese alemana». Así presentó una vez su superiora a Natalia Velasco Vallina sin que a ella le hiciese demasiada gracia. Pero, incluso con introducciones de ese estilo, esta ovetense de 28 años que reside en Bochum desde hace cinco no tiene la percepción de que los alemanes «piensen que en España no se trabaja».

«Por lo general, los españoles que estamos en Alemania somos gente formada. Es como si nosotros pensásemos que todos alemanes son como los de Mallorca, que no sé de qué especie son, porque por aquí yo no los veo, la verdad», bromea Natalia, que aterrizó en Bochum gracias a una beca de la Universidad de Oviedo, ya que ambas ciudades están hermanadas, lo que provoca, entre otras cosas, que la localidad germana esté «llena de asturianos» y que «tan pronto te encuentres a alguien de Gijón como de Langreo».

Ella, de momento, ha encontrado pareja en el país de Angela Merkel, con quien vive feliz en un «pisín pequeñín». Se llama «Tobi, de Tobias», y «es muy gracioso porque habla español con acento andaluz» después de aprenderlo en el Sur de España. Y, si Natalia imparte clases de castellano en dos Universidades (la Ruhr-Universität Bochum, pública, y otra privada en Dusseldorf), Tobi hace lo propio con su alumnado después de conseguir dominar la lengua de Cervantes y de su novia y hasta de colocar palabras como «guaja» en una conversación.

De la vida en Bochum no tienen queja, pero Natalia se escapa a Asturias cada vez que puede. Y también tiene muy claro que, si aquí tuviese las mismas oportunidades, aquí estaría en busca de «la luz», lo que más echa de menos con diferencia tras la familia y los amigos.

«Ahora, durante el invierno, entro a trabajar cuando todavía es de noche y salgo de trabajar cuando ya es de noche. Así que, cada vez que voy, pienso que en Asturias no sabemos lo que tenemos. Eso de que a las tres y media de la tarde sea todo oscuridad y de que a los días les cueste amanecer no lo llevo nada bien», resume sus sensaciones esta licenciada en Turismo y en Ciencias del Trabajo, inquieta y positiva, que llegó hablando «el alemán de la Escuela de Idiomas y poco más» y que, una vez allí, se dedicó a asistir a clases intensivas. De lunes a viernes. Cinco horas al día. Una inmersión lingüística en toda regla.

«Si quieres aprender alemán, tienes que venir a Alemania. No hay más. Porque, aquí, inglés lo habla todo el mundo, pero con inglés no sobrevives ni haces todo lo que hay que hacer. Desde inscribirte en el censo a abrir una cuenta en el banco», explica a quien esté pensando en hacer las maletas.

Y un consejo final: «A la gente que venga a Alemania, le digo que tiene que llegar con la mente abierta y adaptarse al sistema de trabajo alemán y a las condiciones laborales de aquí que, muchas veces, no son las mismas que en España. Yo, después de mucho intentarlo, he encontrado empleo y tengo un billete para ir a pasar unos días de vacaciones este mes, pero costó».

En Tuenti
«No sé de qué especie son los alemanes de Mallorca, porque aquí yo no los veo»

Natalia Velasco Vallina, en el Stadtpark de Bochum. :: E. C.

Videos de Asturias
más videos [+]
Asturias


El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.