elcomercio.es
Sábado, 20 septiembre 2014
llovizna
Hoy 19 / 24 || Mañana 17 / 24 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Los jóvenes que buscarán a Villa en la Wikipedia

ECONOMÍA

Los jóvenes que buscarán a Villa en la Wikipedia

15.04.13 - 02:43 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Es miércoles, el día siguiente del anuncio de su marcha. «¡Oye! Que se va el Josiángel». Quien lo dice es un habitual, o parece serlo, de un chigre de Sama, no muy lejos de la plaza La Salve. Está leyendo el periódico y se topa con la noticia que incluye una gran foto de quien fue líder del Sindicato de los Obreros Mineros de Asturias durante tres décadas limpiándose las lágrimas con un pañuelo. La exclamación del tertuliano -la lectura llegaba a la hora en la que se puede empezar a tomar unos culetes antes de comer- no recibe respuesta del resto de parroquianos. Poco tiempo después, justo en lo que se tarde en pasar unas páginas más del periódico, el mismo vuelve a dirigirse a la concurrencia: «¡Oyes! ¡Vaya baile que le han dao los turcos al Real Madrid!». En Mieres, ya por la tarde, un grupo de personas de unos 60 años comentaban la marcha de Villa, quien esgrimió razones de salud, muy tocada, para dejar las riendas del SOMA en momentos tan difíciles para el sector. Y era eso, precisamente, lo que no entendían algunos de ellos. «Si lleva tanto tiempo enfermo, ¿por qué ahora?», comentaban. Otro grupo, más joven -posiblemente treintañeros- hablaban de la Liga de Campeones y de los tres goles del Galatasaray.

Estos ejemplos no se pueden tomar como un muestreo fiel de la repercusión social que ha tenido la retirada de la primera línea sindical de José Ángel Fernández Villa. Pero sí que son ejemplos válidos de lo que puede ocupar en el tiempo de discusión de los habitantes de las cuencas mineras. Dos comarcas, el Caudal y el Nalón, muy castigadas por la crisis y la incertidumbre en el sector del carbón, creador de empleo directo que sustenta una parte importante del tejido socio-económico. Algo parecido al chigre sucede a pie de tajo en los pozos. Es viernes y ya han pasado unos pocos días desde el anuncio del tigre de Tuilla. En el allerano Pozo Santiago -escenario de las últimas batallas contra la Guardia Civil, el pasado verano- salían algunos trabajadores mirando al cielo porque no acaba de salir el sol tras tantos días de lluvia. «¿Que si hablamos abajo de la marcha de Villa? Sí, bueno, un poco. Está claro que luchó mucho por la minería». quien habla -prefiere no dar su nombre- es una persona joven, de unos 30 años, que le pilla de lejos las viejas luchas que ahora forman parte del recuerdo colectivo.

Pero tanto en Santiago, como en María Luisa, en Langreo, de lo que más se habla es del futuro del sector, «da igual quien esté al frente de la negociación, porque con este gobierno, hasta ahora, ha dado igual. Han pasado de nosotros». Se habla, sí, se bromea también; «!que se va tu jefe¡», le dicen a un cuadro sindical que ha tenido que volver al tajo al ver reducidas sus horas de liberación.

Futuro incierto

Lo cierto es que el ex secretario general del SOMA se va en un momento crítico para el sector. Pero como él mismo explicaba el martes por la tarde, en la Casa del Pueblo de Mieres, su marcha se ve forzada ya que su salud se ha «agravado especialmente tras ese último conflicto minero que requirió de un gran desgaste físico en todas y cada una de las movilizaciones, acciones y negociaciones que se llevaron a cabo». Para algunos, muy cercanos al sector y al mundo sindical, los trabajadores sentían que podían seguir manteniendo a Villa sobre el caballo para, intentar al menos, ganar alguna batalla contra el enemigo. «No, no lo creo, pienso que da igual quién esté al frente, es mucho más importante la fuerza de las formaciones sindicales y de la sociedad para frenar lo que nos están haciendo». De lo que se habla ahí abajo, continuaba el minero de Santiago, es de la «próxima negociación del Plan del Carbón, a ver qué pasa, de las prejubilaciones y de cuestiones prácticas. De Villa se habló poco, por lo menos aquí».

Villa, en su despedida, se mostró muy crítico con el actual Gobierno, que cree que quiere transmitir al conjunto de la sociedad el fin del movimiento obrero. De hecho, entre sus penas se encuentra no haber alcanzado los objetivos pretendidos en las últimas movilizaciones, pero insiste en que la lucha debe continuar porque «hay batallas que hay que dar por honor, a pesar de la cerrazón de la Administración central». Por ello cree que la lucha minera se recrudecerá en el futuro próximo. «Que nadie dude que si tuviera al menos unos mínimos de salud y de calidad de vida, podría sacar fuerzas de flaqueza, y con el apoyo de mis compañeros y compañeras proseguir en mi responsabilidad», dijo.

Los ecos en las Casas del Pueblo, en alguna del Caudal, no se quedan indiferentes a este hecho, a su retirada en un momento en el que tanto se juega la minería y las propias cuencas. Son ecos de voces críticas -que las hay- con la gestión de Villa y que, ahora, tampoco entienden su marcha. «No da nunca puntadas sin hilo», comenta quien lo conoce bien. Su marcha, en las sedes del sindicato de Mieres como en Sama, donde además contaba con su cuartel general, cayó como un jarro de agua fría, con sorpresa aún sabiendo que podía pasar en cualquier momento. «Pues igual no viene por aquí desde agosto. Alguna vez para recoger alguna pertenencia, pero poco más», relataba una empleada de la formación en Sama.

«Por dos meses de conflicto no se puede decir que se está quemado». Aún así, quien lo dice, de la casa, sabe lo que le toca a quien le suceda va a tener que «lidiar con un toro muy complicado, suplir a José Ángel es muy difícil; tiene que ser una persona que debe estar impregnada de una honestidad fuera de toda duda». Y es un crítico. Otra de las cuestiones que se tienen en cuenta intramuros es que la sociedad y el minero de ahora ya no es el mismo que el de hace 30 años. «Los jóvenes, quienes ahora bajan a la mina con poco más de 20 años, están siempre conectados. Conocen la actualidad y están muy comprometidos con estas cuencas mineras. Dentro de poco se seguirá sabiendo quién es Fernández Villa, pero igual tienen que recurrir a la Wikipedia para conocer todos sus logros, 'sus sombras y sus luces', como gusta tanto decir ahora a políticos y él mismo reconoció cuando anunció su marcha».Las cuencas, dicen, le deben mucho al 'tigre', pero todo continúa. Muchos lloran su marcha y a otros solo les preocupa, no el futuro del sindicato -que reconocen que tiene que ser fuerte-, sino mantener algo por lo que pueda luchar.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Los jóvenes que buscarán a Villa en la Wikipedia

Mineros en el pozo Candín a la salida de un relevo. :: JUAN CARLOS ROMÁN

Los jóvenes que buscarán a Villa en la Wikipedia

Fernández Villa. :: BILBAO

El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.