elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 5 / 11 || Mañana 9 / 11 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«No todos tenemos el Síndrome de Indiana Jones. Yo quiero estabilidad»

ASTURIANOS EN LA DIÁSPORA

«No todos tenemos el Síndrome de Indiana Jones. Yo quiero estabilidad»

08.06.13 - 00:39 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

El Síndrome de Indiana Jones está descrito y consiste en una percepción generalizada en la sociedad en virtud de la cual, «si eres arqueólogo, se supone que debes llevar una vida bohemia, siempre de acá para allá, a salto de mata, en precario». Pero no todos ni todas están por la labor de adoptar el ajetreo como plan de futuro. Ni siquiera la arqueóloga gijonesa Aroa García Suárez, «de La Calzada de toda la vida», que lleva diez de sus 28 años fuera de la tierra y que se presenta con una firme declaración de intenciones: «No todos tenemos ese síndrome. Yo quiero estabilidad. Y, por eso, he optado por la vía académica».

Aroa García ha llegado a esa determinación después de tomar la decisión de marcharse al Reino Unido cuando apenas había alcanzado la mayoría de edad y tras cursar el Bachillerato Internacional en el Instituto Jovellanos. Así que con solo 18 años y el correspondiente disgusto de sus progenitores -sobre todo, de su padre, que regenta un local de hostelería en la calle Dindurra- hizo las maletas dispuesta a cumplir su sueño: convertirse en una especialista en Arqueología Paleolítica.

«Ellos no lo llevaron nada bien, porque hay que tener en cuenta que, además, soy hija única», explica esta mujer resuelta que emigró con una beca del Gobierno británico a estudiar la carrera en la Universidad de Leicester y seguir formándose con un máster en Southampton, al que siguió una breve vuelta a España para trabajar en una empresa tarraconense y meterse de lleno, luego, en el yacimiento de Sopeña, una joya prehistórica ubicada cerca de la localidad de Avín, concejo de Onís, dentro de un proyecto financiado por el CSIC.

Alemania y Francia fueron los siguientes destinos antes de asentarse en Reading, a media hora de Londres, donde prepara su doctorado y donde ha fijado su base.

Desde allí, ha viajado a lugares como Irak, donde ha participado recientemente en una campaña en la que su equipo trabajaba con escolta policial. Y sus padres, otra vez nerviosos. Otra vez a sufrir que las comunicaciones en las zonas rurales del Kurdistán no son, lo que se dice, un prodigio. Sobre todo, Miguel, aquejado de orgullo de hija.

No es para menos, porque, para llegar hasta donde está ahora, esta investigadora predoctoral que prepara su próximo viaje con destino a un yacimiento en Turquía no lo ha tenido nada fácil. Así que prefiere «no pensar mucho» en si, en su día, tomó la decisión correcta.

Lo que sí sabe es que toda su trayectoria le ha cambiado el acento y puede que hasta el carácter: «Hace algún tiempo, estaba rabiada por haberme ido. Y ahora me dicen que soy inglesa y me parece muy mal, pero la verdad es que aquí la gente es más fría. En Gijón, es más abierta, hay más familiaridad». Y que la incertidumbre, en vez de disminuir, aumenta: «Estoy muy preocupada por todos los recortes de los fondos destinados a investigación. Y no solo porque me preocupan mis amigos y compañeros, sino porque cada vez veo más difícil volver. Esto no es como si cierras el grifo de los proyectos y ya volverás a abrirlo. Esto implica que va a ser muy complicado reactivar las investigaciones».

La conclusión es que «no todo es tan glamouroso como lo pintan» y, de momento, está centrada en doctorarse y en encontrar «algo en Europa, a tiro de avión de casa», donde la esperan sus perros y su madre, cocinera, con deliciosos platos de pescado fresco. También tiendas sin los precios de Inglaterra y su padre, Miguel, mucho más que feliz.

En Tuenti
«No todos tenemos el Síndrome de Indiana Jones. Yo quiero estabilidad»


El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.