elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
lluvia
Hoy 7 / 13 || Mañana 6 / 11 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«África es el futuro»

ASTURIANOS EN LA DIÁSPORA

«África es el futuro»

10.08.13 - 00:30 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«África es el futuro»
Elena Suero, en una playa de Mozambique.

Tiene 32 años pero a la vista de su currículo bien parece que haya vivido el doble. Elena Suero, gijonesa con el corazón en el Oriente de Asturias, vive ahora en Maputo, donde regenta su propio centro de entrenamiento especializado en yoga y Pilates. Pero antes llegar tan al Sur, hizo todo lo siguiente: estudió Administración y Dirección de Empresas en la Universidad de Oviedo, Comercio Internacional en Londres, Microfinanzas en Turín, se formó como entrenadora de gimnasia rítmica (fue subcampeona de España de esta disciplina en 1997), trabajó en la Universidad de Oviedo, Cajastur, Hidroeléctrica, la Consejería de Asuntos Europeos, fue camarera en Edimburgo, trabajó en Fagor en Londres, en las oficinas comerciales de España en Finlandia y como técnica de Cooperación en Namibia. Todo lo dicho compatibilizándolo siempre con su tarea de entrenadora personal de Pilates, yoga y ciclo.

Hasta que un buen día de 2012 Maputo, la capital de Mozambique, se cruzó en su camino. «Llevaba casi cuatro años en Namibia, necesitaba un cambio y decidí intentarlo en Mozambique». Todo fue bien y ahí sigue, ya con su propio negocio en marcha y planes de futuro. «Cuando llegué trabajaba 'part time' en microfinanzas y 'part time' como instructora de yoga, Pilates y personal trainer... casi un año de jornadas de 14 horas, usando el transporte público para llegar a la oficina, a las casas de mis clientes y a los gimnasios...», relata. Hasta que el pasado año surgió la oportunidad de crear su propio estudio y lo hizo. Da clases a unas cuarenta personas y la cosa marcha estupendamente en Trefe (Treinamento Fisico e Emotional), que así se llama el centro. Ahora piensa ya en formar a personal local y llevar sus enseñanzas a las escuelas y otros centros localizados en barrios y suburbios de la ciudad y del país. Eso será más tarde, porque ahora ya puede decir que ha realizado tres formaciones de gimnasia rítmica para la federación del país.

Lo suyo es un no parar. Pero no se queja. África tiene pros y contras. Pero enamora: «Imagino que es como el primer amor, tiene una sencillez, una inocenciay una capacidad de hacerte sentir en calma que en cierto modo es un poco adictiva». Hablar de África no es sencillo empleado pocas palabras, entre otras razones porque no hay una sino un millar, porque la disparidad es bandera: «Para mí África es mercados populares, gente, calle, arte, música, ruido, confusión, animales, naturaleza, color, una mezcla del todo y de la nada viviendo en un espacio mínimo». Hay más. Muchísimo más: «Es desorden, polución y pobreza conviviendo con riquezas emergentes, esnobismo y consumismo». Es niños desnutridos, sida, malaria, empresas extranjeras explotando sus recursos... Pero sobre todo, «África es crecimiento, evolución, oportunidades... Y viendo como está Europa, sin duda, África es el futuro».

Pese a los contras, para ella fue fácil la adaptación. «Mozambique es fácil, es bastante probable que salgas a la calle y alguien te haga sonreír, pero no deja de ser un país africano con sus idiosincrasias».

África es su aventura vital; Asturias, pese a la crisis y las circunstancias actuales, representa la seguridad. Porque aquí está y se añora la familia, la comida en casa los domingos, la sidra y el monte, pero muy especialmente «se echa de menos conocer cómo funcionan las cosas, la seguridad que te aporta saber que no se van a intentar aprovechar de tu condición de mujer, joven, soltera, blanca, extranjera». Claro que, en realidad, vivir fuera de la zona de confort es absolutamente enriquecedor. Es vivir con mayúsculas en una sorpresa continua.

Skype y facebook aplacan la distancia inmensa que le separa de casa y «los caprichinos» como el jamón y el cabrales que no faltan en su maleta de vuelta serenan esa morriña que siempre está presente, pese a que Elena reconoce que, si bien Asturias será siempre su casa, Mozambique es hoy en día lo más parecido a un hogar. No se plantea la vuelta a corto plazo. Tampoco se pone límites: «Quiero creer que todavía me quedan muchos sitios en los que vivir y proyectos que realizar». De momento, se queda en su paraíso particular. Mozambique lo es, por oportunidades de negocio, por las playas, por los parques naturales...

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti


El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.