elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
llovizna
Hoy 17 / 21 || Mañana 16 / 20 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«El sueño americano existe»

ASTURIANOS EN LA DIÁSPORA

«El sueño americano existe»

En el año 2000 tomó rumbo a Houston, donde hoy triunfa con un espacio para la comunidad hispana que se emite para todo el país

24.08.13 - 00:44 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Ha perdido por completo el acento asturiano por exigencias del guion. María Esther Méndez Peláez (Gijón, 1981) se fue a Estados Unidos en el año 2000 para aprender inglés y hoy es una estrella de Univision, donde presenta un programa matinal de radio y tiene su propio espacio en un show televisivo. Lograrlo no fue fácil. Para empezar tuvo que librarse de su deje español y virar hacia el mexicano para llegar a la audiencia. «Obviamente fui a clase, pero la norma básica es sencilla: cualquier 'zeta' la tienes que convertir en 'ese'», dice. Y lo dice con más 'eses' que 'zetas' y con esa forma de hablar cálida y relajada que la ha hecho célebre en las ondas.

María Esther es todo un personaje en Houston, la ciudad texana a la que llegó en el año 2000 desde Gijón. Sus padres estaban divorciados, su madre se enamoró de un estadounidense tomando café en el Náutico, se casó con él y emigró a EE UU. Ella viajó solo para estudiar inglés, pero finalmente se quedó, inició la carrera de Medicina y precisamente una enfermedad de corazón le hizo descubrir que aquello no era lo suyo, que debía dejar de complacer a otros para complacerse a sí misma. Comenzó a estudiar Comunicación, hizo unas prácticas en Univision y un buen día le hicieron una proposición muy decente: si era capaz de anular su acento presentaría un programa nacional. Dicho y hecho.

'María Esther en las mañanas', que así se llama su programa, se emite desde Houston para todo el país con el éxito como compañero de viaje. «Es un programa dirigido a la comunidad hispana, que básicamente se caracteriza por los trucos de belleza», señala la comunicadora gijonesa, que lo mismo se vale de cebollas que de patatas o de miel para ayudar a estar mejor por dentro y por fuera. «A la gente le funciona increíblemente bien», subraya. «Yo me centro en educar a la gente, hay otros shows que están más dirigidos al chiste, al sexo, pero el mío está centrado en la salud». Desde las seis de la mañana y hasta las diez está en antena. Su madrugón diario es monumental: «A las tres estoy en pie». Tiene también su propio espacio en 'Vive la mañana', un programa de televisión en el que aporta esos mismos trucos de belleza.

Al éxito profesional le acompaña el personal. Casada con un mexicano desde diciembre, está esperando su primer hijo. Será socio del Sporting. Es obligado: es nieta del que fuera presidente del club Carlos Méndez Cuervo. Nacerá, eso sí, en Houston, una ciudad muy distinta y distante a Gijón. «La cultura es totalmente diferente, yo echo mucho de menos caminar, aquí se va a todas partes en coche, y también la comunicación, ir a la panadería y hablar con cualquier persona», dice esta exalumna del Piles y la Laboral a la que le encantaría poder regresar algún día a España. No son buenos tiempos para hacerlo y lo sabe. «Si tuviera un trabajo fijo sí que me iría, pero si no es de esa manera tengo claro que mi retiro va a ser allí».

La añoranza va más allá del chorizo y el pote y se instala en la cotidianidad de la vida española. América es otra cosa. Es, eso sí, un país lleno de oportunidades. «El sueño americano existe, no tengo ninguna duda», apunta. Y añade después que conquistarlo requiere mucho trabajo. «Esta es una vida como de hormiga, trabajar y trabajar, tienes que sacar lo mejor de ti mismo, pero al mismo tiempo te da muchísimas oportunidades, no hay discriminación, no necesitas conocer a nadie para trabajar en una empresa, si demuestras que vales entras».

Es una de las ventajas de vivir y trabajar en Estados Unidos y una de las lecciones que, según María Esther, deberíamos aprender de ellos. Otra apunta hacia aspectos de índole más sentimental: «Aman su patria, la adoran, no hay disputas entre un estado y otro, para ellos la bandera es lo máximo y están orgullosos». Son -sostiene- gente trabajadora y persistente que también deberían aprender un poquito de los españoles. «Les falta espontaneidad, siento que deberían aprender a vivir el día a día sin planear tanto el fututo».

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
«El sueño americano existe»

María Esther en el set de televisión de Univisión.

«El sueño americano existe»


El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.