elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
lluvia
Hoy 7 / 13 || Mañana 6 / 11 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«Es una experiencia dura pero muy gratificante»

Asturianos en la Diáspora

«Es una experiencia dura pero muy gratificante»

Después de año y medio viviendo en Puerto Príncipe, Xana Muñiz, delegada para Haití, Dominicana y México de una ingeniería, hace un balance positivo

14.09.13 - 00:35 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«Es una experiencia dura pero muy gratificante»
La gijonesa Xana Muñiz, en un edificio 'gigerbread', símbolo de la arquitectura de Haití.

Ocho vuelos al mes. Esa es su media. Xana Muñiz Vázquez, gijonesa de 33 años, vive entre aviones a la búsqueda de oportunidades de negocio muy lejos de casa. La vocación viajera la alimentó en la Universidad -fue Erasmus en Francia y Gales- cuando estudiaba Derecho; la otra, la del comercio exterior, le llegó después. Tras unas prácticas en el departamento jurídico de HC Energía concluyó que debía enfocarse hacia otro punto. Y eso se hizo. Puso en marcha el departamento de comercio exterior de una pyme asturiana y comenzó a abrir mercados. Luego se instaló en una gran empresa y en la actualidad trabaja para la ingeniería Eptisa como delegada del Caribe. Se ha ocupado de Haití y la República Dominicana y a partir de octubre completa la terna con México.

Hasta ahora su residencia oficial estaba en Puerto Príncipe; ahora se traslada a DF, donde trabaja su marido. Y es que la vocación internacional llega también al plano personal: está casada con un francoaustriaco -Jean-Paul Duperron-.

A principios del pasado año llegó a Haití y se puso manos a la obra para ejecutar su plan de negocio. «Estoy encantada, es una experiencia dura, pero muy gratificante», sostiene. Es dura por razones laborales y personales. «Es un entorno muy hostil, hay muchísima pobreza, el ochenta por ciento de la población está en la miseria y lo ves a todas horas», detalla. Llegó con la época del posterremoto ya avanzada y ha visto un país que camina de forma demasiado lenta hacia la recuperación. «Haití sufrió un terremoto físico, pero ese solo es uno de los terremotos sociales, políticos, económicos y de toda índole que ha padecido en los últimos cuarenta años», explica. Porque, como añade después, por mucho que la comunidad internacional se volcara en su ayuda ha de ser el propio gobierno el que lidere la recuperación y «no hay gente ni preparada ni formada con suficiente capacidad para implementar los proyectos; los haitianos más preparados forman parte de la diáspora, y esa fuga de cerebros es uno de los principales impedimientos para un mejor desarrollo del país», dice.

En ese entorno busca abrir mercados para su empresa. No es fácil. Son pocas las que están implantadas, pero todo es posible. «Las negociaciones son complicadas, pero está funcionando, con mucho trabajo, tesón y ganas». Ella ha puesto eso y más y México, su próximo destino, es el premio. Allí, en DF, podrá volver a pasear, una de las mayores añoranzas en Puerto Príncipe. «El tema de la inseguridad en Latinoamerica es terrible, echo menos la tranquilidad de poder andar por la calle», dice. Con mucho cuidado hay que moverse por la capital haitiana, donde las relaciones con los locales son complejas. «Integrarte con la gente local siempre es difícil, pero nosotros tenemos amigos mexicanos, haitianos y dominacanos, son muy acogedores», explica. Por cierto que pese a que en su maleta nunca falta el jamón, las añoranzas gastronómicas existen, aunque se palian mejor de lo imaginado. «En la República Dominicana hay mucho producto asturiano y en México pasa lo mismo, hace poco estuvimos tomando sidra Trabanco». No es tan fácil zamparse un buen pescado y una buena carne. Para eso ha de volver a Asturias.

Pese a las carencias -la familia, por supuesto, encabeza la lista-, la vida lejos de casa da lecciones magistrales que conviene recordar. «Europa, a pesar de la crisis, es una maravilla, no hay países que cuenten con ese nivel de garantías sociales e infraestructuras». La distancia hace que la visión sea otra. Por eso Xana lanza un aviso a navegantes: «Nos quejamos mucho, y no faltan motivos, pero debemos ser conscientes de lo que tenemos y saber que si no lo cuidamos se puede perder todo. Haití hace cuarenta años era una referencia en las Antillas y fíjate en qué se quedó, si los poderes y la sociedad civil no cuidan lo que se ha construido durante tantos años puede desaparecer».

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Videos de Asturias
más videos [+]
Asturias


El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.