elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
lluvia
Hoy 7 / 13 || Mañana 6 / 11 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«Me enamoré de esta ciudad en la que lo diferente es celebrado»

ASTURIANOS EN LA DIÁSPORA

«Me enamoré de esta ciudad en la que lo diferente es celebrado»

Llegó a Manhattan en 1992, entró en contacto con el mundo artístico y se ha especializado en gráfica y publicaciones de exposiciones

02.11.13 - 00:42 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Llegó en 1992 sin plan de quedarse y hasta hoy. Y es que Elvira Morán (Oviedo, 1965) se sintió en casa desde el minuto cero en Nueva York, una ciudad que la enganchó a golpe de talante, talento y tolerancia. «Me enamoré de una ciudad en la que lo difente es celebrado».

No le ha ido mal en estas dos décadas a esta diseñadora gráfica con estudio propio en Nueva York desde 1993, que se formó en Madrid, trabajó durante un par de años en Oviedo y un buen día hizo el petate y cruzó el charco. «Pasé el primer año estudiando con mucha prisa inglés y enseguida, diseño por ordenador. En cuanto pude me compré un ordenador, poco a poco me empezaron a salir trabajos, . . . y hasta hoy».

Quizá tenga algo que ver que su gremio está especialmente valorado en Estados Unidos y también que tuvo la fortuna de relacionarse con personas vinculadas al mundo artístico. «Desde el principio tuve la inmensa suerte de entrar en contacto con instituciones artísticas y culturales, he tenido la oportunidad de conocer y trabajar estrechamente con artistas, lo cual disfruto enormemente», dice. De hecho, la mayoría de sus proyectos han sido publicaciones y gráfica de exposiciones.

Le gusta el trabajo y la ciudad. «Nueva York es una ciudad súper cosmopolita, en todo momento te relacionas con gente de todo el planeta, desde que sales de casa y compras un café en la esquina, hasta que llegas al trabajo, donde muchos de mis clientes habituales son de una parte distinta del mundo», advierte. Y añade: «Esta diversidad cultural a mí me hizo poner muchas cosas en perspectiva, las propias costumbres de uno, que en la España uniforme en la que yo crecí parecían grandes verdades universales te das cuenta de que no lo son tanto, y que lo importante va por otro sitio».

Eso es lo bueno. Pero siempre hay un anverso en toda vivencia. «La parte más negativa en mi opinión está estrechamente ligada a este sistema capitalista sin apenas límites. Si alguien se queda sin trabajo también pierde el seguro médico, con lo que si te enfermas de algo serio vas para abajo a una velocidad espeluznante», explica Elvira Morán. Y hay más. Manhattan ya no es lo que era: «En la última década se ha convertido en una especie de 'shopping mall' con viviendas de lujo y nada más».

La ciudad tiene ciudadanos entusiastas, optimistas y emprendedores, capaces de aportar nuevas ideas y celebrarlas. «Los nuevos proyectos encuentran financiacion, y el público los acoge con los brazos abiertos, por todo esto EE UU está siempre a la vanguardia tecnológica», explica la diseñadora ovetense. Pero esos mismos hombres y mujeres viven una «competitividad feroz». «Siguen creyendo que este es el país de la igualdad y la oportunidad cuando en realidad el sistema educativo desde el primer día está perpetuando diferencias de clase, casi siempre ligadas a raza». Es por eso que Elvira no cree que el sueño americano exista. «Los contados ejemplos de gente que salió de lo más pobre y llegó a lo más alto les siguen bastando para seguir creyendo en el 'sueño americano', pero la cruda realidad es que un año en una universidad media cuesta alrededor de los 35.000 dólares». Desde la distancia y conociendo de cerca esas carencias sociales, Elvira sufre cuando escucha debates sobre las privatizaciones de la sanidad o la educación en España. «Sería muy triste que España terminase pareciendose a este país en sus peores aspectos», advierte.

Dice que en estos tiempos de crisis ve a Asturias «desengañada y triste», pero aún así se echa de menos, porque en ella están la familia y los amigos. Y también «fabas, chorizos y morcillas, y cuentos en español para mi hijo». Pese a las añoranzas, lo de volver ni está presente ni se descarta: «No sé, me he acostumbrado al sol. Pero nunca digas nunca jamás».

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
«Me enamoré de esta ciudad en la que lo diferente es celebrado»

Elvira Morán lleva más de dos décadas viviendo en Nueva York. :: E. C.



El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.