elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
llovizna
Hoy 15 / 19 || Mañana 14 / 21 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Los nacimientos se desploman en el Hospital Central

Asturias

Los nacimientos se desploman en el Hospital Central

13.01.14 - 07:30 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Nacen menos niños en Asturias. Sobre todo, desde que estalló la crisis hace ahora cinco años. La actividad registrada en los paritorios del Hospital Central de Asturias, donde llegan al mundo cerca del 40% de los niños alumbrados en la región, son un buen indicador de lo que está ocurriendo con la natalidad. Y lo que sucede es que los nacimientos se han desplomado. En especial durante 2013 cuando en el HUCA nacieron un 25% menos de niños que en 2009. El balance arroja datos demoledores: el pasado año, los paritorios del complejo hospitalario asturiano recibieron a 2.242 niños, son 225 por debajo de los que hubo en 2012, pero 543 menos si lo comparamos con la cifra de natalicios de 2009, cuando el HUCA vio llegar al mundo a 2.785 pequeños.

Precisamente, el pasado día 1 de enero, comienzo del año en curso, la noticia estuvo en la maternidad del Central y no porque el centro sanitario se hiciera con el primer alumbramiento de Asturias, sino porque no registró ni un solo parto. En el hospital no recuerdan cosa igual. Una de las personas que ese día estaba de guardia aseguró a EL COMERCIO que no veía algo así desde hace al menos 17 años. A Cristina Cordero, matrona en el HUCA desde 1992, y responsable de la unidad de partos del centro, no le sorprende tanto que no haya habido bebés el día de Año Nuevo porque «el descenso lo estamos viendo a lo largo de todo el año». Lo que ocurrió el pasado día 1 «no es más que un reflejo de lo que pasa el resto de los meses, y es que hay muchos menos nacimientos», explica. A lo largo de 2013 hubo dos únicos días en que los paritorios de Oviedo no tuvieron actividad, algo impensable en otras épocas.

Las estadísticas son más que claras y reveladoras. Cinco años atrás, en las salas de partos del HUCA nacían una media de 7,41 niños al día. Ahora, lo hacen 5,94 bebés. Un descenso estadístico de dos puntos en apenas un lustro. Lo peor, según esta especialista, «es que la caída irá a más». Ella lo nota por la cifra de mujeres que en este momento están embarazadas y están siendo atendidas en el área sanitaria. Esto le lleva a Cordero a aventurar que 2014 será todavía peor.

El peor dato de la década

Los poco más de 2.200 niños nacidos en el HUCA el pasado año son el peor registro de la última década. El Hospital Central se sitúa en cifras por debajo de las que tenía en 2003 y 2004. Precisamente, el complejo sanitario había observado una tendencia al alza a principio de 2000. Pero la curva de ascensos y por tanto, el codiciado aumento de la natalidad, hizo tope en 2009. Ese año nacieron en el centro sanitario público 2.785 bebés producto de 2.708 partos. A partir de entonces se inició el declive que se tradujo en 2.565 nacimientos en 2010, se mantuvo en 2.596 en 2011, pero volvió a bajar en 2012 y 2013, con 2.467 y 2.242 recién nacidos, respectivamente.

Por otra parte, en el HUCA, donde hay dos paritorios y seis salas de dilatación, observan ciertos cambios a la hora de dar a luz. Por un lado, la mayor parte de las madres primerizas han pasado ya de los 30 años (la media está en los 31) y casi el cien por cien de las parejas muestran su deseo de estar presentes durante todo el proceso del alumbramiento, «que no solo se circunscribe al momento de parir», precisa Cristina Cordero. En cuanto a las formas, son muchas también las mujeres que elaboran en colaboración con su matrona un plan de parto donde detallan cuáles son sus preferencias. Desde si quieren o no la anestesia epidural (en el HUCA suele aplicarse al 80% de los partos vaginales) hasta si son contrarias a la episotomía (corte que se realiza en el perineo para facilitar y acelerar la expulsión del bebé) o la oxitocina. Esta matrona asegura que «las parturientas no piden cosas raras o excentricidades. Saben más o menos lo que hay y hasta pueden visitar las instalaciones previamente si lo desean».

Donde sí habrá más posibilidades de innovar será en el nuevo HUCA, en La Cadellada. Allí el modelo será otro y las mujeres podrán vivir todo el proceso del parto en el mismo espacio. Desde que se inician las contracciones y empieza el proceso de dilatación, hasta que llega el momento de dar a luz al chiquillo, todo se hará en la misma sala, «lo que resulta mucho más confortable para la embarazada, ya que no la tienes que cambiar de lugar». Además, se dispondrá de camas especiales, que permitan reconvertirlas en una suerte de camilla de paritorio llegado el momento de dar a luz.

En cuanto a la posibilidad de ofertas partos en el agua, algo que llegó a sopesar en su día la Consejería de Sanidad, Cristina Cordero desconoce si se dispondrá de tal prestación. «Lo que sí hemos pedido es que en maternidad hubiese una bañera, que se puede emplear como analgesia en el momento de las contracciones. Eso permitiría que, llegado el momento, y si las condiciones lo permiten, el nacimiento pueda tener lugar en el agua». En el HUCA apuestan por favor el vínculo inmediato entre madre e hijo, así como por promover la lactancia materna. No obstante, en un 20% de los casos se ha tenido que recurrir a la cesárea.

En Tuenti
Los nacimientos se desploman en el Hospital Central

Cristina Cordero, en uno de los paritorios del Hospital Central. :: MARIO ROJAS

Videos de Asturias
más videos [+]
Asturias



El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.