elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 17 / 26 || Mañana 17 / 24 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Año y medio para quitar una piedra del riñón

GIJÓN

Año y medio para quitar una piedra del riñón

26.01.14 - 08:40 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Año y medio esperando para que le retiren una piedra de dos centímetros acoplada en su riñón derecho. Ese es el tiempo que lleva aguardando Irene Cedeira Andrade para ser operada de un incómodo cálculo renal, que hace que «cada dos o tres meses tenga que acudir a urgencias con sangrados y dolores insoportables», además de obligarla a estar medicada con analgésicos prácticamente a diario. El caso de esta gijonesa, en lista de espera en el servicio de Urología del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), contradice los logros que la Consejería de Sanidad exhibe en materia de demoras al asegurar que en el Principado no hay ningún paciente con tiempos por encima del medio año.

Porque Irene Cedeira no lleva ni seis ni doce sino dieciocho meses pendiente de la llamada de los cirujanos del Central. Su demora triplica el tope máximo de 180 días que Sanidad dice no tener en sus listados de enfermos quirúrgicos. El primer preoperativo en el HUCA «me lo hicieron en agosto de 2012», comenta Irene. Luego, llegaría la huelga médica que paralizó durante meses la sanidad y esta joven, de 34 años, ya se hizo a la idea de que habría retrasos aunque «jamás pensé que sería tanto».

El caso es que en agosto de 2013, es decir, un año después, la vuelven a llamar del HUCA. Los primeros análisis que le habían realizado para la intervención ya habían caducado, así que le hicieron un segundo preoperativo que a punto está de expirar otra vez. «Es vergonzoso lo que ocurre. Cuando leo que el consejero de Sanidad dice que no hay nadie con pacientes que lleven esperando más de seis meses por una operación me pongo atacada. ¿Entonces, yo quién soy, no existo?», se queja.

Irene tiene una hija de tres años a «la que casi no puedo coger en brazos por los dolores que tengo a diario». Su suegra acude cada mes al Hospital Central a interesarse por su caso, «pero no sirve de nada, están saturadísimos y ellos no pueden hacer más», le dicen. De hecho, en urgencias «me han llegado a reconocer que como no tenga un fallo renal no me operaran de urgencia, que lo mío tiene que ser programado. Es una pesadilla».

«Están jugando con mi salud»

Irene Cedeira, vecina del barrio de El Natahoyo, fue atendida inicialmente en el Hospital de Jove. Pero como «mi operación tiene que ser una cirugía percutánea sólo me la pueden hacer los cirujanos del HUCA, que son los únicos que hacen este tipo de operaciones en Asturias». En todo este tiempo su cálculo renal se ha agrandado por lo que ya no cabe «aplicar la técnica del láser, que sí me podrían hacer en Cabueñes e, incluso, en un centro privado». Porque Irene está tan harta «que estoy dispuesta a pagarlo de mi bolsillo, porque me estoy jugando mi salud», indica.

En este año y medio, «ha perdido 15 kilos de peso», comentan preocupados sus padres «que ya no sabemos qué hacer». Acuden a EL COMERCIO para que «todo el mundo sepa que la Consejería de Sanidad miente sobre las demoras». En el HUCA «ya nos conocen a todos los pacientes que llevamos esperando tanto tiempo». Porque Irene sabe «que no soy la única. Hay muchos en mi situación, por mucho que Sanidad insista en negarlo».

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Año y medio para quitar una piedra del riñón

Irene muestra la documentación clínica sobre su caso. En primer plano, la radiografía donde se aprecia la piedra renal. :: PALOMA UCHA

Videos de Local
más videos [+]
Local



El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.