elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
nuboso
Hoy 13 / 20 || Mañana 14 / 17 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Cuando él mordió la manzana

GIJÓN

Cuando él mordió la manzana

Goyo rememora aquel día, hace 60 años, en que pidió a Argentina «un trozo» de fruta. «Salao, a ti dóitela entera», replicó ella

15.02.14 - 00:46 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

A Argentina Rodríguez le falla un poco la memoria y a su marido, Goyo Pascual, se le humedecen los ojos. «¿Cómo nos conocimos?», pregunta él, mientras ella pone cara de no saber de qué le hablan. «Fue durante las fiestas de la Guardia Civil, las del Pilar. Tú estabas comiendo una manzana y yo te pedí un trozo. Me respondiste: 'Salao, a ti dóitela entera'».

Corría octubre de 1949. «Salimos juntos un año. Yo trabajaba de carretero y ella, de lechera. Cortejábamos en la Estación del Norte, en La Felguera, donde siempre vivimos, hasta que nos casamos».

A esa cita, que tuvo lugar el 24 de junio de 1950, Goyo, que cuenta 92 años, no llegó demasiado convencido. No por el sólido amor que ya juraba a Argentina, de 88, sino por «las exigencias» del cura. «Pensé que no nos casaba», bromea él, quien explica que nunca se llevó demasiado bien con la Iglesia.

Tras el 'sí, quiero', «como no había para mucho», se fueron de viaje de novios a Mieres, «con los cuñados». «Tuvimos que salir corriendo porque mi cuñada tocó la campana en la estación y el revisor se puso a perseguirnos», rememora.

Después, la vuelta al tajo. «Primero como carretero. Después, durante 25 años, en Duro Felguera». No tuvieron hijos, pese a las numerosas intentonas, motivo por el que, reconoce Goyo, «cada uno cuidó del otro hasta que pudo». A Argentina le detectaron hace cosa de cuatro años demencia senil. Y a él se le vuelve a poner borrosa la vista por culpa de las lágrimas. «Era una rapaza guapísima, una morenona muy curiosa. Nada gastiza. Sólo compraba cuando lo necesitaba», añade.

«Hay que querese»

La lluvia de piropos no se detiene. Tampoco por parte de Argentina. «Ahí está el mi hombre, que ye el más guapu del mundo», presume sonriente ella, la misma que durante más de 50 años se encargó de cocinar para Goyo, de limpiar cualquier mancha que pudiese aparecer en la camisa o los pantalones. Ahora es él, en cambio, el que se encarga de enviarla todos los viernes a la peluquería del centro Jovellanos, donde residen, y de ponerle la servilleta para que no se manche.

Cuestionado por el secreto para vivir felices tanto tiempo, Goyo concluye: «Hay que querese. Ese es el único consejo que puedo dar».

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Cuando él mordió la manzana

Goyo y Argentina, en el centro Jovellanos, en Viesques. :: J. PAÑEDA

Videos de Local
más videos [+]
Local



El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.