elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 10 / 17 || Mañana 11 / 19 |
más información sobre el tiempo
Asturianos por el mundo
Estás en: >
«Yo no vuelvo ni de coña»
Actualizado: 10:14

Asturias

«Yo no vuelvo ni de coña»

22.02.14 - 01:44 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

«Si tuviese que ponerle un titular a mi vida profesional en la actualidad, ese sería, sin lugar a dudas: 'Yo no vuelvo ni de coña'». Así de claro lo tiene Borja Arias Gutiérrez, un joven ingeniero de Minas ovetense afincado en Londres desde 2012, aunque lo de «afincado en Londres» es un decir porque, desde que decidió marcharse, «frustrado por la mentalidad española, instalada en la comodidad, en tener para ir tirando», no ha parado de viajar y, cuando atiende a EL COMERCIO, responde desde Noruega. «Me pillas viendo una aurora boreal en un campamento en medio de la nada. En la oficina estoy poco. Los viajes ocupan el 80% de mi tiempo», cuenta. De Canadá a Finlandia.

Esos viajes son parte de su cometido en la empresa australiana para la que trabaja. Una multinacional que ofrece dos tipos de servicios: proyectos para empresas mineras y software para mejorar su planificación.

Pero antes de llegar hasta el punto donde está, este profesional de 27 años tenía un historial cuajado de premios (entre ellos, el de fin de carrera y el de proyecto de fin de carrera) que le condujeron a su primer empleo. Fue en la Hullera Vasco-Leonesa, tristemente célebre por el accidente en el Pozo Emilio del Valle, que a él le pilló en Suecia, desde donde se puso a intentar localizar a toda la gente que dejó allí. De aquel desprendimiento letal de grisú piensa que «hay cosas que son inevitables aunque se trabaje con todas las medidas de seguridad habidas y por haber. Porque, por desgracia, la mina siempre es la mina». Y, de su experiencia en la empresa, Borja extrajo una conclusión reveladora: «El sector del carbón en Asturias tiene algo de podrido y mantiene los planteamientos y la estructura jerárquica de los años 60. Por eso está condenado a desaparecer».

Sabe de lo que habla, porque muchas veces intentó «dejar de meter números en un programa de Excel» y proponerles «programas para modernizar los procesos de producción». Y la respuesta fue siempre la misma: «El ordenador no saca carbón».

En realidad, explica, hubo «un paso intermedio: un periplo en el INCAR, el Instituto Nacional del Carbón, donde también se vio «estancado, sin poder aprender más». Podía visualizar su futuro como «becario de por vida y con el salario congelado». Rodeado de «investigaciones que no aportan nada nuevo, que no van a tener ninguna aplicación y que sólo se hacen por la subvención». Y, en ese momento preciso -cuando se reafirmó en que la vida sedentaria no era para él y en que, «cuando los recursos son limitados, hay que invertir en investigación, pero en investigación de calidad»-, decidió dejar colgada la tesis doctoral y decir 'goodbye, Spain'. En dos meses, tenía dos ofertas en firme. 'Hello' a las ventajas de «un mercado laboral muy dinámico». Hola a un país donde «las condiciones de trabajo no tienen nada que ver con las españolas. Y no solo en cuanto al salario». Descubrió relaciones con jefes que le «consultaban las decisiones, que no imponían», y viajes «con los gastos pagados y una extra, porque asumen que estás triste por salir de casa».

Pero Borja Arias no quiere ser injusto y también relata que se ha encontrado en el camino a «gente con ideas, que está haciendo cosas muy interesantes. El problema es que, generalmente, en nuestro país, los que mandan no son los mejores».

Así que el próximo paso será darle la bienvenida a su novia, que estudió Medicina. «La gente aquí no me cree cuando les cuento que en España ganas 700 euros después de estudiar seis años. Y claro que echas de menos cosas como la comida y que piensas en cómo un país con tanto potencial está tan desaprovechado, pero mis padres ya tienen asumido que su nieto hablará inglés, así que ya se han puesto a estudiarlo. Si vuelvo, será para montar mi propia empresa. Si no, ni de coña».

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
«Yo no vuelvo ni de coña»

Borja Arias, en el Castillo de Highclere, el edificio en el que se ambienta la serie 'Downton Abbey'.


El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.