elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 17 / 25 || Mañana 15 / 18 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«Quieren que volvamos a abortar con ruda, perejil y agujas de tejer»

Asturias

«Quieren que volvamos a abortar con ruda, perejil y agujas de tejer»

02.03.14 - 01:46 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Recordar no es fácil, porque «siempre hay alguna amiga o alguna vecina que tuvo que pasar por ello». Pero, ayer, en la Laboral, varias veteranas del movimiento feminista asturiano hicieron memoria durante un encuentro intergeneracional organizado por el Gobierno del Principado para inaugurar los actos del 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres. Esta fecha clave estará marcada este año por el lema 'Yo decido', una vieja consigna que han tenido que recuperar en la lucha contra la reforma del aborto que defiende el Gobierno central y que acaba de ser rechazada por casi 2.000 especialistas de la salud.

Con el impulso que les dio el 'Tren de la Libertad' todavía muy presente y «convertido en un símbolo de la lucha por los derechos de las mujeres», la directora del Instituto Asturiano de la Mujer, Carmen Sanjurjo, reconoció que el 'gallardonazo' ha supuesto «un serio revés», pero defendió que «hay que luchar todas juntas hasta el final», que «la barbarie se combate con razones» y que esas están de su lado y no del del Ejecutivo Rajoy, al que reclamó que «atienda a las comunidades autónomas». En concreto, al informe que han elaborado sobre «el anteproyecto de ley innombrable, un despropósito», y que ya le han remitido.

«Seguimos queriendo decidir sobre nuestras vidas y sobre nuestra sociedad. No pueden tomar decisiones por nosotras por mucha mayoría absoluta que tengan», cargó la directora del Instituto Asturiano de la Mujer, que presentó a las «mujeres que vivieron los tiempos de la clandestinidad, en los que abortar era un delito para ellas mismas y los profesionales». Tiempos «oscuros y tremendos» en los que, explicó Lourdes Pérez, las mujeres ponían en peligro su libertad y su propia vida «tragándose el dolor y la angustia» de no poder compartirlo con nadie. «La clandestinidad interior del miedo, la culpabilidad, la vergüenza».

«Quieren que volvamos al aborto con ruda, perejil y agujas de tejer. Que volvamos a tener nuestros cuerpos hipotecados de por vida», denunció.

'La curiosa'

Una de las que vivió aquella época de represión en la que «la muerte también era clandestina» fue Aida Fuentes Concheso, quien contó cómo la encargada de practicar los abortos en pueblos y villas era 'la curiosa', cuyos métodos eran mucho «más cercanos a la magia que a la sanidad», con «una falta absoluta de higiene» con la que «nunca sabías si ibas a tener una infección» que te podía llevar al hospital y, de ahí, obligada a la delación, a la cárcel.

Pocos (comadronas que cobraban, algún médico e «incluso un cura») eran los que se enfrentaban a «un ambiente general» en el que una mujer que interrumpía su embarazo era socialmente repudiada. Y había «hasta un lenguaje» que las condenaba y por el que se decía: «Estropió o estrozó» al bebé. «Es la historia de la ignominia. Y resulta que ahora Gallardón quiere que volvamos a repetirla», advirtió Fuentes, quien sostiene que, frente al patriarcado imperante, sólo existen dos posibles soluciones: «La unidad de todas en la calle y las urnas».

Una de esas 'curiosas' que arriesgó su propia piel por ayudar a otras fue Carmina, la madre de María Luisa Díaz Marrón, una feminista de las Cuencas «que no supo lo que significaba la palabra feminismo hasta mucho tiempo después» y que contaba con el apoyo incondicional de su marido, Tista.

«Algunas veces, no pintaba bien» y María Luisa veía a su madre -que nunca aceptó nada a cambio de unos servicios que practicaba casi a tientas y que combinaba con los de matrona- «muy preocupada» tras haber aprendido a la fuerza a hacer lavativas de jabón introduciendo un enema en el útero y después de que ella misma abortase con perejil de un hijo que no podía mantener . Una de esas veces, una de esas chicas estuvo a punto de desangrarse y hubo que llamar a un médico que sólo acertó a preguntar: «¿Por qué las mujeres sois tan valientes?».

En Tuenti
«Quieren que volvamos a abortar con ruda, perejil y agujas de tejer»

Algunas de las 130 mujeres que ayer asistieron a las jornadas intergeneracionales organizadas ayer por el Principado en la Laboral. :: J. BILBAO

Videos de Asturias
más videos [+]
Asturias



El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.