elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
nuboso
Hoy 13 / 20 || Mañana 14 / 17 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«La Fundación Niemeyer era un caos contable»

AVILES

«La Fundación Niemeyer era un caos contable»

20.03.14 - 00:29 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«La Fundación Niemeyer era un caos contable»
José Luis Rebollo y Natalio Grueso pasean por delante del edificio de servicios múltiples del Niemeyer. :: MARIETA

El informe del perito de la Agencia Estatal de Administración Tributaria solicitado por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 de Avilés confirma las irregularidades en la contabilidad en la Fundación del Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer que fueron motivo de una denuncia presentada por la propia entidad, en diciembre de 2012, ante la dificultad para justificar las subvenciones otorgadas al centro.

Como se recordará, en esa fecha la consejera de Cultura y presidenta de la Fundación, Ana González, presentó ante los juzgados de Avilés una denuncia al detectar hechos en la contabilidad de la Fundación que pudieran ser constitutivos de delitos societarios por la existencia de facturas falsas, además de elaborar unas cuentas que, desde 2007 a 2010, no reflejaban la situación real de la entidad.

Una vez recibida la denuncia, el juez instructor imputó a tres personas, Natalio Grueso, el que fuera el primer director de la Fundación; su entonces esposa, Judith Pereiro, y José María Vigil, empleado de la agencia de Viajes de El Corte Inglés. Además, solicitaba a la Agencia Tributaria un informe detallado sobre los hechos denunciados.

Este análisis se concreta en un documento de 48 páginas, además de dos anexos, donde se detallan las facturas. El perito fiscal confirma la existencia de facturas falsas, con el cobro duplicado de algunas de ellas, además de una situación contable en la entidad que define como «caótica». La práctica totalidad de datos y viajes citados ya son de dominio público, bien por el trabajo de la comisión en la Junta General del Principado sobre el Centro Niemeyer, bien por las informaciones sobre la denuncia que ya fueron reflejadas por este periódico.

El informe confirma que la falsificación de las facturas se concentra en los gastos gestionados con Viajes El Corte Inglés. Entre 2007 y 2012, la empresa facturó a la entidad 2.078 servicios, localizando en 315 de ellos algún tipo de irregularidad, principalmente ocultar la identidad de la persona beneficiaria del servicio y sustituirla por un trabajador de la entidad, pero también en alterar el servicio prestado o las fechas en que se realizó. En total, estas facturas suponen un quebranto económico de 160.706,19 euros a la Fundación «por una serie de servicios que no le son propios». La falsificación se llega a realizar en el propio soporte físico, «de una manera burda», recoge el informe.

«No son hechos aislados»

El perito destaca que entre 2007 y 2010, «más del 60% de las facturas emitidas por Viajes El Corte Inglés son anómalas». De ahí que considere que no se trata de «hechos aislados, sino conexos y que persiguen unos mismos fines: facturar y pagar con fondos de la Fundación Niemeyer gastos que, en ningún caso, deberían ser imputables a ella, ocultar la realidad de estos gastos y encubrir el exceso de gasto que la Fundación Niemeyer tenía sobre los fondos disponibles al objeto de presentar unas cuentas que diesen una aparente imagen de equilibrio y buena gestión».

A juicio del perito, se comprueba cómo las prácticas irregulares se realizan casi desde el inicio de la actividad de la Fundación. En 2010, los mecanismos de control interno de Viajes El Corte Inglés detectan las irregularidades y bloquean la cuenta del Centro Niemeyer, lo que lleva a Vigil a idear nuevos métodos para mantener la facturación.

El documento considera que los tres imputados «ejecutan y se benefician de este entramado». Así, señala que, a través de este sistema, Natalio Grueso «puede presentar unas cuentas y resultados a los patronos y a la sociedad en general que falsean la verdadera situación patrimonial al encubrir el exceso de gasto asumido y ocultar los gastos indebidos imputados a la Fundación Niemeyer correspondientes a él mismo y a personas que, en muchos casos, están relacionados por parentesco con él, como es el caso de su entonces esposa, Judith Pereiro, una de las principales beneficiarias de estos gastos».

El tercero de los imputados, José María Vigil, aparece no solo como «ejecutor y colaborador necesario», sino también «beneficiario en varias de estas manipulaciones». Además de aparecer en varios viajes, el perito desvela «actuaciones indebidas con clientes de la agencia ajenos al Centro Niemeyer».

De ese modo aparecen 40 facturas con un valor total de 30.153,61 euros. Corresponden a viajes que esas personas contrataban con un coste que, finalmente, era superior. «Y la diferencia, en vez de cobrársela al cliente, José María Vigil se la facturaba a la Fundación Niemeyer falseando en las facturas el nombre y, en algunos casos, el servicio». En estos casos, la empresa ha asumido su responsabilidad, además de haber expedientado en su momento a su empleado, José Luis Vigil.

Dentro de las prácticas irregularidades confirmadas por el informe del perito aparece el «desplazamiento presupuestario», es decir, consignar facturas de un mes a otro, o incluso de un ejercicio al siguiente, un aspecto de la gestión que ya se comentó en la comisión de investigación de la Junta General del Principado. Se trató de una práctica generalizada ya que «cerca del 60% de los servicios facturados fueron en meses posteriores al que se prestó el servicio». El perito afirma que «si entre los años 2007 y 2009 se hubiesen facturado la totalidad de los servicios prestados, el resultado real de la Fundación Niemeyer hubiese ofrecido una pérdida de 94.425,13 euros».

La contabilidad

Todo este entramado aparece recogido en la contabilidad de la Fundación, que según señala el perito, desde 2007 presenta irregularidades. El informe distingue dos periodos en la gestión. El primero «comprende los años 2007 a 2009, cuando se producen una serie de irregularidades que se intentan poner al día a finales de 2009». En estos años, la contabilidad es realizada por la gestoría de María José Mochales, limitándose a realizar los apuntes contables.

La segunda época comprendería los dos últimos años, en los que «los mecanismos contables se complejizan, la facturación emitida por Viajes El Corte Inglés va alterando los mecanismos de comportamiento y el despacho de Rebollo Asociados asume tareas de gestión contable de la Fundación Niemeyer».

Esto se produce después de la desavenencias de la empresa que llevaba la contabilidad y que provococa que, en diciembre de 2010, Rebollo Abogados y Consulta, empresa participada por el entonces secretario de la Fundación, José Luis Rebollo, asumiese los servicios legales y económico-financieros de la entidad, convirtiéndose «en el responsable que de facto llevaba la contabilidad de la Fundación».

«No denunció los hechos»

No es la única relación mercantil de Rebollo con la Fundación, ya que en junio de de 2011 firma «un contrato personal de prestación de servicios de dirección de explotación». Para el perito, Rebollo, «como responsable de la contabilidad, era conocedor de las anomalías existentes que, en cierta medida, intentó encauzar mediante los contactos que su despacho mantuvo con Viajes El Corte Inglés y los ajustes contables y reconocimientos de deuda que se realizaron». A pesar de ello, «en su condición de secretario de la Fundación, no sólo no denunció los hechos ante los patronos sino que, junto con el director de la Fundación, presentó para su aprobación cuentas que sabía que no reflejaban la verdadera naturaleza de la situación económica».

El informe destaca cómo, desde 2009, se realizan diferentes intentos de regularizar la situación con Viajes El Corte Inglés. El primero se produce cuando «María José Mochales empieza a tomar conciencia de que las cosas no son tan claras como deberían ser». Contacta con la empresa, que aporta información en un proceso que termina «con la intervención del despacho de Rebollo Asociados, que son los que terminan por definir la situación y promover la realización del ajuste contable».

Los reconocimientos de deuda con la citada agencia se repetirán anualmente hasta febrero de 2012. El bloqueo de la cuenta del Centro Niemeyer por la misma agencia obligó a idear nuevos métodos para poder seguir facturando y mantener una actividad en cada uno de los ejercicios.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti



El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.