elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 9 / 16 || Mañana 8 / 13 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Rebollo «conocía la trama» de las facturas y «la ocultó» al Patronato del Niemeyer

AVILES

Rebollo «conocía la trama» de las facturas y «la ocultó» al Patronato del Niemeyer

21.03.14 - 00:44 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

El papel desempeñado en la gestión de la Fundación del Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer por el que fuera su primer secretario, José Luis Rebollo, es la principal novedad del informe elaborado por el perito de la Agencia Estatal de Administración Tributaria y que solicitó el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 de Avilés. El informe señala abiertamente que «conocía la situación económica» de la Fundación y «la trama de facturas» con Viajes El Corte Inglés, y en cambio «ocultó esa información» al Patronato, falseando las cuentas.

El documento fue remitido esta semana a las partes personadas en la primera denuncia que se tramita desde que, en diciembre de 2012, la presidenta de la Fundación del Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer y consejera de Cultura, Ana González, denunciase diferentes aspectos que no se habían logrado aclarar en la contabilidad de la entidad entre los años 2007, 2008, 2009 y 2010, relativa a las subvenciones, y entendía que podían ser constitutivos de delitos. En esa denuncia se planteaba la existencia de facturas falsas, otras manipuladas, imputar gastos de un ejercicio en otro posterior y cargar en la contabilidad del Centro Niemeyer gastos que no guardaban ninguna relación con su actividad.

En su investigación, el perito designado por la Agencia Estatal de Administración Tributaria reclamó informaciones adicionales, tanto a la Fundación como a Viajes El Corte Inglés, la empresa en la que se centraron las irregularidades detectadas. Sus conclusiones confirman las sospechas de la Fundación sobre la existencia de facturas falsas, llegando a definirlas como «burdas falsificaciones». Incluso asume planteamientos de la acusación que, en su momento, habló de «trama» a la hora de enjuiciar las irregularidades detectadas.

El análisis confirma las denuncias, incluso reproduce buena parte de los desplazamientos concretos que, en diciembre de 2012, motivaron la denuncia de la Fundación. De esa forma se citan viajes de familiares a Lisboa, presuntas vacaciones en Tailandia o desplazamientos de José María Vigil al Gran Premio de Inglaterra, que ya habían sido de dominio público.

Datos concretos

El trabajo del perito permite concretar el coste real de las diferentes alteraciones, que suman un total de 160.706,19 euros, además de determinar el modo en el que, en su opinión, se manipulaban y falseaban las facturas. El perito también aporta datos sobre el resultado contable de los ejercicios con la atribución real de las facturas y que provocaría cierres de ejercicios con pérdidas, cuando, en su momento, Natalio Grueso presentaba unas cuentas como director gerente con beneficios o unas pérdidas menores de las que realmente tuvo, siempre según el perito.

De forma detallada, el informe señala los beneficios logrados por las tres personas que figuran como imputadas en el proceso judicial: el que fuera director de la Fundación, Natalio Grueso; Judith Pereiro, entonces su mujer; y José María Vigil, a la sazón empleado de Viajes El Corte Inglés y que se presenta como un «cooperador necesario» para la organización de todos los movimientos.

La única novedad reseñable que aporta el documento es el papel jugado por el entonces secretario de la Fundación, José Luis Rebollo, que aparece como «conocedor de la trama». Rebollo fue el primer secretario de la Fundación, con un peso cada vez más importante en la gestión interna de la entidad.

En diciembre de 2010, la empresa Rebollo Abogados Consulta, donde participa el secretario de la Fundación, firma sendos contratos para prestar servicios legales y económico-financieros a a Fundación, aunque el perito señala que «desde finales de 2009 toma parte parte activa en la contabilidad, interviniendo en el cierre contable del ejercicio de 2010 y realizando el ajuste contable con las facturas de Viajes El Corte Inglés en 2009». Además, el 6 de junio de 2011, José Luis Rebollo firma un contrato personal de prestación de servicios.

Desde esa posición, Rebollo, según recoge el informe del perito, conocía la situación financiera de la Fundación y la relación con Viajes El Corte Inglés. Desde 2009, anualmente se realizaron diferentes ajustes para tratar de regulizar la deuda sin lograrlo. En el primero de ellos, el perito alude a «métodos heterodoxos», como la utilización de facturas falsas. Sin embargo, esa información no se transmitía por parte del secretario a los miembros del Patronato de la Fundación del Centro Niemeyer.

Así sucedió, por ejemplo, en las cuentas de 2010, cuando «como les constaba al director de la Fundación y al secretario del Patronato no reflejaban la verdadera realidad económica de la Fundación, ya que en mayo había firmado con Viajes El Corte Inglés un documento en el que reconocía que la deuda real con esta entidad era bastante mayor a la contabilizada; no habiendo constancia de su comunicación por su parte de este hecho a los patronos y auditores, tal como era su obligación». De esta manera, su conclusión es evidente: «conocía las anomalías existentes», pero «no sólo no denunció estos hechos sino que, junto con el director de la Fundación, presentó para su aprobación cuentas que sabía que no reflejaban la verdadera naturaleza de la situación económica de la Fundación».

Detalles del documento

Aunque la mayor parte del peritaje se mantiene en un tono de distancia sobre los hechos analizados, en algunos momentos el perito incluye valoraciones personales, como sucede en su análisis de un viaje de Natalio Grueso a Nueva York entre el 15 y el 19 de diciembre de 2011, con un cargo de 3.465,91 euros, por haber sido reservados en el día antes de su marcha. Como se recordará, este desplazamiento se produce justo cuando la Fundación deja de gestionar el complejo cultural, pero Natalio Grueso y su equipo siguieron durante unos meses más en sus puestos trabajando en la Fundación. De hecho, una de las primeras medidas del actual patronato fue aprobar un expediente de regulación de empleo para cesar a la plantilla que, entonces, integraba su fundación. Ese gasto es presentado en el informe como «sorprendente», tanto por el método de pago (tarjeta de crédito y no mediante una factura), igual adjetivo utilizado por las fechas, ya que «se hizo por el director cuando ya no tenía la gestión del centro».

No es el único detalle en un análisis tan minucioso, donde, incluso, en las conclusiones se cuestiona la validez de los mecanismos de control interno de Viajes El Corte Inglés, pero es el propio perito el que señala su eficacia, cuando afirma que la compañía llegó a bloquear la cuenta del Centro Niemeyer al observar las irregularidades cometidas por José María Vigil, «lo que le obligó a idear nuevos mecanismos» que volvieron a ser detectados.

Otra de las cuestiones que llama la atención es la falta de alusiones al papel de los auditores, toda vez que las cuentas, aunque falseadas, fueron auditadas cada año sin que se detectasen irregularidades. En una auditoría de control nunca se analizan todas las facturas, pero sí se realizan diferentes comprobaciones para confirmar la documentación, siendo habitual modificar los criterios de selección de forma anual. Sin embargo, en ninguna de las auditorías aparece alusión alguna a esas facturas, a pesar de su importancia en el presupuesto del centro. Y más aún cuando el perito señala que entre 2007 y 2010 Viajes El Corte Inglés supuso entre el 35 y el 40% de los gastos, porcentaje que desciende al 20% en 2011. Y de esas facturas, el 60% presentaba irregularidades, según recoge el informe del perito de la Agencia Tributaria.

En Tuenti
Rebollo «conocía la trama» de las facturas y «la ocultó» al Patronato del Niemeyer

El exsecretario de la Fundación del Niemeyer, José Luis Rebollo, antes de su comparecencia ante la Comisión de Investigación del Niemeyer en la Junta General del Principado. :: ALEX PIÑA




El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.