elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 15 / 20 || Mañana 16 / 20 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«En nuestro sector, el dinero ha pasado a ser algo secundario»

Cultura

«En nuestro sector, el dinero ha pasado a ser algo secundario»

El productor de cine asturiano quiere dar un nuevo impulso a sus estudios cinematográficos situados en Argame

06.04.14 - 02:29 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

La cita en esta ocasión de las Conversaciones en el Reconquista, subtituladas Futuro Imperfecto, patrocinadas por EL COMERCIO, tuvo como invitado al productor cinematográfico y televisivo Juan Gona (Busloñe, Morcín, 1951), quien estuvo acompañado por el escritor Fulgencio Argüelles; el exdirector de La Voz de Asturias Luis Mugueta; el directivo de Factoría Plural, Manuel Gracia; la impulsora de estos encuentros, Lola Lucio; el poeta Pelayo Fueyo, la galerista Lucía Falcón, Luis Cruz y los miembros de Tribuna Ciudadana Javier Gámez y José Luis Prado. EL COMERCIO estuvo representado por el subjefe del área de Cultura y Sociedad, Miguel Rojo, junto a la delegada en Oviedo, Paz de Alvear, y el colaborador del mismo, el escritor Diego Medrano. Como protagonista, la firma que ha estado detrás de producciones televisivas de gran éxito, así 'Villarriba y Villabajo' (de Luis García Berlanga), o al pie de películas que disfrutaron de idéntica suerte, ya fuera 'El caballero Don Quijote', 'El año del diluvio', 'Vete de mí' o 'Los muertos no se tocan, nene', con la que se cumplía el deseo del fallecido y genial guionista Rafael Azcona de completar la trilogía abierta por 'El pisito' y 'El cochecito'.

Actualmente, está en plena promoción de '2 francos, 40 pesetas', el film de Carlos Iglesias que en el día de esta convocatoria ya había recaudado más de 300.000 euros, apenas recién estrenado. Y calcula nuevos proyectos, de los que hablaremos líneas adelante. Es un hombre cabal, de diálogo fácil, que piensa que la idea de que en el mundo del arte pudiera haber vanidades demasiado infladas «pertenece a las fantasías animadas de la época del cartón-piedra». Vamos, que su perfil se adscribe a la silueta de la sensatez, el trabajo bien hecho, la naturalidad y una indudable simpatía.

Para empezar, acudiendo a estos tiempos amenazados por presentes y futuros imperfectos, en los que se reclaman iniciativas alternativas, quisimos saber de qué modo se le inoculó la vocación de emprendedor que le ha llevado a la producción televisiva y cinematográfica. Hace memoria: «En Busloñe, donde nací, mi abuelo tenía una tienda de ultramarinos, de aquellas en las que los clientes, que compraban el cuarto de pan o el litro de aceite, pagaban a fin de mes. Y también ponía cine. Puede que de ahí me venga algo de ésto. Después, ya en Oviedo, hice documentales ('Los vaqueiros de alzada', 'Muniellos') y cortometrajes con Nacho Martínez o Eusebio Tuya. Y cuando me instalé en Madrid, estuve tres años como auxiliar de cámara, antes de pasar a ser ayudante de dirección y, al final, jefe de producción. Nunca me gustó dirigir».

Tiempos buenos y malos, como acostumbran a ser todos los tiempos: «Hubo baches y momentos de crisis. Pasé penurias en el barrio madrileño donde tenía el piso, aunque se llamara barrio de Prosperidad. Pilar (su mujer) y yo comíamos bocadillos de morcón, allí lo descubrí. Aunque luego progresamos y ascendimos a los bocadillos de queso, en casa Emilio. Roberto Bodegas, del que fui ayudante durante siete años, tenía las oficinas al lado».

Por el camino, un periodo dedicado a la publicidad de grandes firmas, Sony, Caja Madrid, Renault, Polaroid, Flex, Campofrío, Bankinter, Peugeot o Procter & Gamble, que dio la oportunidad durante uno de sus rodajes a que se establecieran puentes que terminarían desembocando en la serie televisiva 'Villarriba y Villabajo', de Luis García Berlanga mediante.

«Con Procter & Gamble seguimos trabajando en la actualidad. En aquel tiempo, es verdad, la gente de la publicidad ganábamos ocho veces más que la del cine. Y, sí, estoy en deuda con toda la familia Berlanga. Sigo manteniendo el contacto con su viuda, María Jesús. Visité a Berlanga en su chalet de Somosaguas y se puso muy pronto de acuerdo para dirigir 'Villarriba y Villabajo'. Él fue quien decidió que produjera la serie. Y dejé la publicidad. Era un hombre sabio y muy divertido. Los dos años y medio que rodamos en Colmenar de Oreja despertaron mucha expectación. Había unas ciento veinte personas en el equipo, ochenta fijas, y jamás hubo ningún problema, salvo un leve roce con María Isbert, que ejercía de representante sindical, porque nos habíamos retrasado tres días en los pagos. Lo cierto es que incluso abonamos 50.000 pesetas a cada uno de los vecinos para que volvieran a pintar sus casas cuando finalizáramos, pues Berlanga dispuso que para distinguir los dos pueblos se revocaran unas de azul y otras de amarillo. Las mantuvieron hasta hoy así... El Ayuntamiento de Colmenar de Oreja nos dio un homenaje cuando marchamos...».

Pasando página, la crisis de hogaño, de la que el cine tampoco se escapa. «Nos ha tocado, aunque haya quien crea que nos viene solucionada por las subvenciones. Las cifras reales son el 21 por ciento de IVA y un desglose de cada euro que se reparte en un cincuenta por ciento para los exhibidores, un veinticinco para los distribuidores y otro veinticinco para los productores, en el que se ha de descontar la publicidad». Sin embargo, la buena noticia aparente es que en el primer día de la Fiesta del Cine, celebrado en la fecha inmediatamente anterior a estas Conversaciones en el Reconquista, acaso por la reducción de precios en taquilla, había congregado a 436.000 espectadores. Juan Gona lo analizó así: «Como productor no me parecen bien los precios reducidos. Como amante del cine, sí, estoy encantado de que la gente vaya a las salas. Y, bueno, al final, el dinero del negocio pasa a ser una cuestión secundaria en este sector, por eso no están los bancos ni los ricachones».

Otra cuestión es que aunque «cada cual puede opinar libremente sobre el cine español», considere que «nosotros no hemos sabido defenderlo siempre bien de aquellos que nos acusan de titiriteros». Precisando: «Cada uno debe decir lo que libremente piensa, para eso corrimos delante de los 'grises'. Puede que en el cine haya un cierto amor por una cultura de izquierdas, pero también conozco a quienes votan al PP, y no tienen por qué callarse».

En otro radio, hablaba del perjuicio ostensible porque las salas se hayan desplazado a la periferia de las ciudades. «Cuando estrenamos 'Oviedo Exprés', de Gonzalo Suárez, no encontramos un solo cine en la ciudad, ya no los hay». A ese propósito, sugería una idea novedosa: «Si durante los años de opulencia no quedó un solo pueblo sin un centro cultural, serían aprovechables ahora para un circuito de cine español, con entradas a tres euros».

En el ojo del huracán, la piratería, que le tiene bastante enojado: «Un departamento de Universal, con ochenta o noventa trabajadores, ha tenido que desmantelarse porque no se vende un solo DVD. Aquí, el gobierno no ha ayudado nada a combatir las descargas gratuitas y piratas. Se favorece a las telefonías, que son las que obtienen beneficios. Pero soy pesimista, creo que ninguna ley va a arreglar la situación, la picaresca va con el español».

Se nos iba el tiempo y había que aproximarse a Producciones Gona, los estudios que ha levantado en su municipio natal, Morcín, en el polígono industrial de Argame. «Hemos tenido que cerrar la parte dedicada a la formación, atravesamos un periodo jodido. Pero mantenemos un nivel técnico muy bien equipado, con catorce trabajadores, que llegan a ser ochenta en el rodaje de películas, si no son de romanos, que entonces son muchos más ... No hay mucho que inventar en política audiovisual. Se puede copiar el modelo andaluz o el aragonés, para el que trabaja Manolo Gracia». El aludido, socio de Gona y directivo de Factoría Plural, recogió el testigo: «Desde Argame se puede trabajar para afuera. Vender a otras televisiones autonómicas. Nosotros lo estamos gestionando para Aragón, Castilla-La Mancha y Extremadura, con un sistema de producción barato. Y se puede hacer un canal temático aquí, que trate de lo propio, sin caer en el costumbrismo mal entendido». Juan Gona apelaba a «la necesidad indispensable de que nuestra televisión autonómica colabore en el día a día», elogiando «la enorme calidad» de los profesionales del medio audiovisual en Asturias.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
«En nuestro sector, el dinero ha pasado a ser algo secundario»

Juan Gona, en primer plano, y de izquierda a derecha, Luis Cruz, Miguel Rojo. Lucía Falcón, Lola Lucio, Javier Gámez, Paz de Alvear, Alberto Piquero, siguiendo en la fila de la derecha, Diego Medrano, Luis Mugueta, Manuel Gracia, José Luis Prado, Pelayo Fueyo y Fulgencio Argüelles. :: ÁLEX PIÑA




El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.