elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
nuboso
Hoy 16 / 24 || Mañana 18 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Condenado a 30 meses de cárcel por negligencia en el cuidado de su bebé

Cuencas

Condenado a 30 meses de cárcel por negligencia en el cuidado de su bebé

La Audiencia Provincial descarta un delito de maltrato. Iván B. D. quiere retomar el contacto con su hijo, tutelado por el Principado desde 2011 y que ahora tiene tres años

15.04.14 - 00:32 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

El magistrado de la sección segunda de la Audiencia Provincial de Oviedo, Julio García-Braga, ha condenado por un delito de «imprudencia» en el cuidado de su hijo al vecino de Langreo Iván B. D. a una pena de prisión de dos años y seis meses. Así lo recoge la sentencia tras un caso que trataba de determinar la responsabilidad de un vecino del distrito langreano de La Felguera cuyo bebé se quedó en estado vegetativo. Iván B. D. era la persona que estaba a cargo del pequeño, Íker, cuando sucedieron los hechos, en agosto de 2011. El bebé tenía entonces 27 días.

El abogado defensor, Luis Tuero, había solicitado la libre absolución para su cliente, mantenía que el suceso fue a causa de «mala suerte» y aseguró que Iván nunca trató de hacerle daño a su hijo. No va a recurrir la sentencia y los esfuerzos ahora se centrarán en que el padre pueda visitar al pequeño así como en intentar que no entre en prisión.

En el fallo se deja claro la imposibilidad de probar que se hubiese producido un maltrato infantil, tesis que motivó la acusación, ejercida por la Consejería de Bienestar Social del Principado.

La sentencia argumenta que las «graves lesiones» del pequeño se debían a «un mal manejo en el cuidado del niño o por falta de diligencia». No se recoge, no obstante, una causa directa de las lesiones, aunque se apunta a que pudieron producirse incluso por «una negligencia al sacar al entonces bebé de la cuna». El abogado defensor apuntó que aunque existen posibilidades de que Iván B. D., quien tiene antecedentes penales, tenga que entrar en la cárcel, «haremos todo lo posible para que pueda rehacer su vida». Los propios psicólogos dijeron durante el juicio que este vecino langreano estaba «angustiado y muy preocupado por la situación de su hijo».

Petición de indulto

La defensa pedirá el indulto, aunque en ningún momento se ha pensado en recurrir ya que hubo un acuerdo entre las partes, alcanzado el último día del juicio, el pasado 1 de abril.

Y es que todos los testimonios -salvo las declaraciones de tres médicos del Hospital Central de Asturias, que señalaron que las lesiones de Íker sólo podían deberse a un supuesto episodio de maltrato ya que respondían al 'síndrome del niño sacudido'- hablaban en favor del acusado. Los testigos -la madre del niño, la abuela materna, los psicólogos, los forenses y el asistente social, entre otros- coincidieron en que nunca fueron testigos de un maltrato de Iván hacia ninguno de dos hijos.

Además, los especialistas indicaron que el acusado no presentaba evidencias de ningún trastorno psicopatológico al tiempo que incidieron siempre en mantener un discurso exculpatorio hacia él y hacia su entonces esposa y madre del pequeño.

Ante la falta de pruebas para continuar apoyando un posible maltrato, el Principado se unió a la petición inicial de la Fiscalía de solicitar dos años y medio de prisión descartando la «intencionalidad de los actos» y aceptando que las graves lesiones pudieron deberse a una negligencia en el cuidado del menor por parte de su padre, que era quien en el momento de los hechos se encontraba a cargo del bebé. Iván ya se había encargado del cuidado de su otra hija, con la que no hubo ningún tipo de incidentes, y la relación entre ellos, según los psicólogos, «es de normalidad y de mucho cariño». Incluso la madre de los niños, de la que el acusado se separó en 2013, declaró durante el juicio que «nunca vi a Iván zarandeando a la niña ni agitar de manera brusca a nuestro hijo».

La principal «ilusión» de Iván es ahora reanudar el contacto con su hijo y poder visitarlo en la Fundación en la que el Principado vela por su salud ya que en la actualidad tiene su custodia y le había retirado al padre la posibilidad de visitar a su hijo, además de tener suspendida la patria potestad.

El pequeño, que pronto cumplirá tres años, se encuentra en un estado muy delicado y sus cuidadores no descartan que en cualquier momento pueda producirse un fatal desenlace. Y se descarta cualquier posibilidad de mejora en su estado, ya que su cerebro tiene graves «lesiones intercraneales».

En estado vegetativo

Después de aquel 17 de agosto de 2011 en el que el pequeño sufrió las convulsiones, Íker está en estado vegetativo y ciego. Sólo responde a estímulos táctiles de sus cuidadoras. Es un niño dependiente al 100% y con un futuro de vida «incierto», según han confirmado las personas que desde el momento de los hechos hasta la actualidad se encargan de su cuidado.

En este tiempo, ha recibido con asiduidad la visita de sus dos abuelas, si bien como quedó reflejado en el juicio, por parte del personal de la Fundación donde está ingresado el pequeño, su madre llevaba más de dos meses sin visitarle ni interesarse de forma directa por su estado.

Iván B. D. ha mostrado su disposición a cuidar de su hijo y su intención de empezar a visitarlo. Tiene las visitas restringidas al haber estado acusado de «maltrato». Iván B. D. mantuvo desde 2011, cuando sucedió el trágico incidente, en todo momento su versión.

Siempre insistió en que en ningún momento había sido consciente de haberle hecho año a su bebé. Iván era el encargado de estar la mayor parte del tiempo con el pequeño. «Nunca golpeé al pequeño ni lo zarandeé de forma violenta, sólo lo acuné», sostuvo.

En Tuenti



El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.