elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
llovizna
Hoy 3 / 13 || Mañana 8 / 10 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El rescate fotográfico de un Avilés perdido

AVILES

El rescate fotográfico de un Avilés perdido

Nardo Villaboy adquiere más de mil imágenes del primo peluquero del pintor Espolita

28.04.14 - 02:20 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El rescate fotográfico de un Avilés perdido
El fotógrafo Nardo Villaboy enseña uno de los negativos comprados a la familia de Espolita :: MARIETA

El tiempo no pasa en balde ni para las personas, ni para los paisajes, ni tampoco para las ciudades. Perfecta cuenta de ello pudo dar el primo del pintor avilesino Juan de la Cruz Pérez Espolita (1894-1960), José Espolita Rojo, quien, a medida que transcurrían los años inmortalizó la evolución sufrida por las calles y entornos rurales de Avilés a lo largo de décadas. A pesar de ser peluquero de profesión, entre la década de 1930 y la de 1950, José Espolita Rojo recurrió a la fotografía en respuesta a una de sus aficiones. El legado ha sido varios millares de negativos, 1.600 de los cuales ha adquirido recientemente el fotógrafo Nardo Villaboy. Con ellos se propone editar un libro coral que desvele el pasado de la ciudad.

La instantáneas, todas ellas inéditas hasta la fecha, reflejan el paso a paso de la adaptación de la villa a los progresos de cada nueva etapa histórica. De las calles sin asfaltar y cubiertas de tierra, hasta los modernos edificios que ya vaticinaban la recuperación total de las heridas de la Guerra Civil, el testimonio gráfico es claro y completo. Especialmente curiosa es la visión de la calle Rivero en los años inmediatamente anteriores al estallido de la contienda, cuando esa arteria, actualmente una de las más transitadas, era conocida popularmente como 'el paseo de los animales'. Un sobrenombre utilizado ya que, en ausencia de vehículos a motor, muchos eran los vecinos que la transitaban sobre burros o caballos, o que la recorrían llevando con ellos su ganado. También salta a la vista la pérdida de arcos y de soportales que han sufrido los edificios de la ciudad. «Antes, había muchos más arcos en San Bernardo, en Galiana, en Rivero... Pero ya se han cargado unos cuantos», evoca Villaboy al contemplar las imágenes.

Su siguiente movimiento, ahora que los negativos ya han sido revelados y escaneados, será ponerse de acuerdo con Koldo San Sebastián y con Castor Ovies, cabezas visibles de la asociación Avilés Sin Complejos, para preparar la maqueta del libro conjunto. Porque la idea de Villaboy no es limitarse a las aportaciones de Espolita; «me gustaría que cualquier persona que tenga fotos antiguas de la villa se anime a participar en este rescate de nuestro pasado urbano», apunta. Una vez recopilado todo el material, llegará el momento de elaborar el libro, «para que todo el esfuerzo de este gran pintor y fotógrafo no se quede olvidado en un cajón para siempre». Su intención es tenerlo listo para la venta a finales de este año.

Y es que, a juicio de Villaboy, «Espolita era un fotógrafo consumado; aficionado, es cierto, pero con un talento único para captar la luz y la sensibilidad de los ambientes. Por eso estas imágenes, aunque estén en blanco y negro, derrochan calidad». Su proyecto, con el que la familia del autor, a la que ha comprado los negativos, se ha manifestado «muy satisfecha», servirá para acercar a las gentes de Avilés una porción de ese pasado perdido. «Me gustaría que quien conoció la ciudad en aquellos tiempos la recuerde, y que quien no tuvo ese privilegio pueda hacerse una idea de cómo fue».

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti



El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.