Encuentran el cadáver de un hombre y a su mujer deshidratada

Fue el párroco de Tremañes el que dio el aviso al percibir el "mal olor" a la entrada de la vivienda

AGENCIAS

Efectivos de la Policía Nacional, Bomberos de Gijón y el Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU) encontraron este mediodía el cadáver de un hombre de avanzada edad en su domicilio de Gijón, que podría llevar muerto varios días, por el olor que desprendía.

Junto a él, también hallaron a su mujer, que "deambulaba" por la vivienda en "avanzado estado de deshidratación", según el SAMU. Inmediatamente la mujer fue trasladada al Hospital de Jove, aunque se desconoce su estado.

La pareja vivía en el Bloque 1, portal 2, 1º derecha de la calle Marruecos de la parroquia gijonesa de Tremañes. Fue el párroco de Tremañes el que dio el aviso al 112 a las 12:09 horas, indicando que hacía tiempo que no veía al hombre y que se percibía "mal olor" a la entrada de la vivienda.

El cura que efectuó la llamada, Jesús Fernández, dijo, en declaraciones a Europa Press, que los familiares del matrimonio, tras varios días sin tener noticias de la pareja, le avisaron de la situación. En vista de las circunstancias, Fernández acudió al domicilio este mediodía y, tras llamar a la puerta, se encontró con el cadáver del hombre "tendido sobre la cama". Añadió que la vivienda desprendía "un fuerte y desagradable olor".

También señaló que vio a la mujer "de pie" y con "claras muestras de estar enferma". De hecho, le preguntó por qué no había llamado a la policía, pero no recibió respuesta alguna. En ese momento fue cuando el párroco decidió llamar al 112-Asturias y esperar a que llegasen las fuerzas de seguridad y el juez para que levantase el cadáver.