La Fiscalía mantiene la petición de dos años y medio para Morala y Carnero

Los dos sindicalistas de CSI están acusados de desórdenes públicos y daños. El juicio ha quedado visto para sentencia

AGENCIAS
Los dos sindicalistas contaron con numeroso apoyo / Efe/
Los dos sindicalistas contaron con numeroso apoyo / Efe

El Juzgado de lo Penal número 2 de Gijón dejó hoy visto para sentencia el segundo juicio contra los dirigentes de la Corriente Sindical de Izquierdas (CSI) Cándido González Carnero y Juan Manuel Martínez Morala, acusados de desordenes públicos y daños en protestas laborales por los que la Fiscalía ha pedido condenas de 2 años y seis meses de cárcel.

Alrededor de mil personas se concentraron a las puertas del edificio de los Juzgados en apoyo a los sindicalistas inculpados por el incendio de una furgoneta en la avenida de Carlos Marx, próxima a la comisaria del Cuerpo Nacional de Policía en diciembre del 2004.

Éste ha sido el segundo juicio contra los dirigentes de la CSI, ya que el pasado 30 de enero el Juzgado Penal 1 de Gijón celebró una vista por la destrucción de la caja de conexiones de una cámara de vídeo para el control del tráfico con una petición fiscal de 4 años de prisión.

Carnero y Morala se declararon inocentes y acusaron a la Policía y a la Delegación del Gobierno de Asturias de impulsar "una trama político policial para inculparles" con el propósito de quitarles "del medio para favorecer la especulación urbanística" en la zona donde están ubicados los astilleros.

En la vista testificaron cuatro funcionarios policiales que habían realizado tareas de información y seguridad durante la movilización de trabajadores de Naval Gijón del día de los hechos y un perito que evalúo el valor del vehículo siniestrado en unos 400 euros.

La protesta del 28 de diciembre del 2004 comenzó alrededor de las 17:00 horas después de una asamblea en el astillero y los trabajadores marcharon en manifestación hacia la calle de Carlos Marx, donde se produjo el incendio del vehículo.

Según la Fiscalía, un grupo de diez trabajadores se separaron de la manifestación y se dirigieron hacia una explanada cercana desde donde empujaron la furgoneta hacia la calle para cortar el tráfico y prenderle fuego.

El ministerio fiscal ha basado la petición de condenas en el testimonio de los funcionarios policiales que señalaron a Cándido González Carnero como la persona que rompió los cristales del vehículo y a Martínez Morala como quién arrojó un objeto incendiario dentro.

"Contradicciones"

La Defensa puso de manifiesto las "contradicciones" de los testigos de la Fiscalía y las circunstancias en que se produjo la identificación de los acusados, días después de los hechos y mediante fotografías e imágenes de televisión que no fueron aportadas como pruebas.

La jueza Rosario Hevia interrogó a algunos de los funcionarios policiales sobre la forma en que identificaron a los acusados desde distancias de entre 30 y 50 metros una tarde de invierno a las 18 horas, cuando "llovía a mares", según declaró uno de los testigos.

Los dos primeros agentes en testificar declararon que el incendio había sido hecho por una misma persona, que identificaron como Morala, que rompió un cristal y arrojó un objeto encendido dentro, mientras que los otros dos dijeron que habían intervenido dos personas.

En las conclusiones finales, el abogado defensor, Juan Prieto, dijo que el vehículo siniestrado estaba abandonado en ese sitio desde un año antes y que su propietario "fue presionado por la Policía" para que hiciera la denuncia y reclamara daños.

Al finalizar el juicio, los sindicalistas se sumaron a la manifestación a las puertas del Palacio de Justicia y se dirigieron hacia una de las sucursales de Cajastur en protesta por los despidos de trabajadores en la entidad financiera asturiana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos