Condenan al presidente del Caudal a pagar 130.000 euros por organizar un bingo ilegal

Ángel Fueyo se reconoció culpable de los hechos y fue sentenciad a abonar la citada suma además de seis meses de prisión

AGENCIAS

Las partes del juicio contra varios directivos del Caudal Deportivo alcanzaron hoy un acuerdo según el cual el presidente de este club de fútbol, Ángel Fueyo, se declara culpable de un delito de contrabando relacionado con la organización de un bingo ilegal y es condenado a pagar unos 130.000 euros.

Además, en la última sesión de la vista, celebrada en el Juzgado de lo Penal número 2 de Oviedo, el magistrado anunció que pedirá de oficio el indulto del inculpado.

Tras llegar a acuerdo, la fiscal Monsterrat Fernández retiró la acusación contra los otros tres directivos del club y el impresor, inculpados con el presidente del mismo delito por organizar un bingo ilegal para conseguir fondos para las categorías inferiores del Caudal Deportivo.

Tras reconocerse culpable, Ángel Fueyo fue condenado a pagar 128.413 euros y a seis meses de prisión, que se conmutan por el pago de una multa de seis euros al día durante doce meses.

El juez Francisco Javier Rodríguez Santocildes valoró para pedir el indulto que "lejos del enriquecimiento personal, el acusado obraba con la intención de obtener recursos para el sostenimiento del club y en particular de las categorías inferiores, con el propósito de estimular el deporte base".

El abogado defensor, Carlos Mario Álvarez, solicitó además que la ejecución de la pena se posponga hasta que se haya tramitado el indulto.

Además, el magistrado decretó la destrucción de cartones, fotolitos y planchas de impresión por ser "objetos de ilícito comercio".

Tras conocerse la sentencia, el letrado de la defensa consideró que el acuerdo es "satisfactorio para ambas partes" y destacó tanto la "generosidad del juez" por abrir el expediente de indulto "que demuestra que no había afán de lucro", como la del presidente del club "por asumir la responsabilidad de los hechos".

A continuación, el presidente de la Federación de Fútbol del Principado de Asturias, Maximino Martínez, que acudió a la vista para apoyar a los directivos del Caudal, manifestó que espera que "en un tiempo no muy lejano se legalice la lotería familiar para que se pueda ayudar a clubes y asociaciones a conseguir recursos atípicos".

En ese sentido, la Federación y los inculpados han criticado durante todo el proceso que se impute un delito penal a una práctica que en otras comunidades autónomas está reconocida legalmente.

Los directivos del Caudal estaban acusados de organizar un bingo ilegal durante la temporada 2003-2004, aunque la defensa sostuvo durante el juicio que se trataba de una lotería en la que no se entregaban premios en metálico sino puntos que se canjeaban por diferentes regalos.

Sin embargo, la intervención que motivó el juicio no se llevó a cabo desde el ámbito del juego ilegal, que motiva una sanción administrativa, sino como un delito contra la Hacienda Pública.

Fueron agentes del Cuerpo de Aduanas los que incautaron en la sala en que el Caudal celebraba la actividad una serie de cartones que no habían sido emitidos por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, lo que supone un delito de contrabando.

En principio, la Fiscalía y la Abogacía del Estado solicitaban penas de un año de cárcel y un millón y medio de euros de multa para cada uno de los imputados.