Tino Casal recibe un homenaje en Tudela Veguín

A la localidad natal del cantante acudieron cerca de 200 admiradores

AGENCIAS

El cantante asturiano Tino Casal, fallecido hace 16 años en un accidente de tráfico, ha sido homenajeado hoy en su localidad natal, Tudela Veguín (Oviedo), por cerca de doscientas admiradores provenientes de toda España.

La idea surgió hace algunos meses cuando la Asociación Cultural Amigos de Veguín, presidida por José Fermín Palicio, amigo de la infancia de Casal, planteó hace un homenaje al ilustre vecino, que incluyera la colocación de una placa en la casa natal del artista.

Esa idea llegó hasta el club de fans "Tino Casal Club" y los casi trescientos incondicionales que lo componen se pudieron a trabajar para hacer realidad esta homenaje.

Los actos de homenaje comenzaron a las 17:30 horas en la casa natal de Tino Casal, ubicada en el número 36 de la calle Paulino García, donde se descubrió en la fachada una placa en memoria del artista por parte de sus hermanas, Conchita y Mari Tina, y que ha sido costeada por sus admiradores.

A las 18:30 horas comenzó una ofrenda floral en el cementerio parroquial de Tudela Veguín, donde yacen los restos del artista.

Finalmente, a las 19:30 horas, en el centro social de Tudela Veguín se proyectó un montaje audiovisual sobre su vida y obra, realizado por José Carlos Silva.

A este homenaje acudió el alcalde de barrio de Tudela Veguín, Andrés Herráiz (amigo y batería de Los Zafiros Negros, que fue la primera formación de Tino), los hermanos Pinto (también componentes de Los Zafiros Negros) y antiguos compañeros de su banda Los Archiduques, así como el biógrafo de Casal, Gerardo Quintana, que presentó el acto.

Nacido en Asturias en 1950, Celestino (Tino) Casal tuvo inclinación por las artes plásticas y musicales desde muy joven.

Impulsado por sus inquietudes musicales viajó a Londres, donde vivió durante varios años y conoció a grandes estrellas del rock and roll como Steve Winwood, John Miles, Ian Gillan, Chis Spedding, Bryan Ferry y David Bowie, entre otros.

En 1975 volvió a España y alternó la música con su trabajo como diseñador de ropa y pintor. En 1978 se presentó en el "Musical Mallorca" con la canción "Bailemos juntos".

El disco con el que Tino Casal se dio a conocer fue "Champú de huevo", al que seguirían álbumes como "Chico estúpido", "Etiqueta negra" o "1990 Histeria".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos