«El diseño es una inversión»

Ana Pérez Valdés, tinetense de 23 años, <strong>busca su hueco en el mundo </strong><strong>de la moda</strong> tras estrenarse junto a las jóvenes promesas en Cibeles

M. F. ANTUÑAGIJÓN
Ana Pérez Valdés, en Tineo, su tierra natal, tras desfilar en Cibeles. / AZCÁRATE/
Ana Pérez Valdés, en Tineo, su tierra natal, tras desfilar en Cibeles. / AZCÁRATE

No es fácil abrirse hueco en el difícil mundo de la moda. No lo es. Pero a Ana Pérez Valdés, tinetense de 23 añitos, recién salida de los tres años de formación -y casi un cuarto con el proyecto fin de carrera- en el Centro de Estudios Superiores de Textil de Pontevedra, no le va nada mal. Ya se ha estrenado en Cibeles, en Ego, el certamen que reúne a los jóvenes promesas del diseño nacional, y eso da alas para soñar a quien solo está empezando. Botes de alegría dio esta chica que gusta de la sobriedad cuando supo que era una de las diez elegidas para participar en ese desfile. Un dossier con sus diseños la colocó, casi recién salida de la escuela, sobre la pasarela más importante de España.

En aquella cita con la moda presentó una colección inspirada en la ropa deportiva de los años treinta, en los Juegos Olímpicos de Berlín 1936. Eran aquellos diseños seleccionados su proyecto fin de carrera y la colección inicial tuvo que ser ampliada para dar el salto a Cibeles. Una colección que, detalla la diseñadora, prácticamente está hecha al 100% por ella misma. Incluso figuran entre las prendas dos faldas de patchwork que supusieron dos meses de trabajo cada una de ellas.

De esta forma llegó su puesta de largo hace apenas dos semanas. Ahora, mientras descansa en Asturias, piensa Ana Pérez Valdés qué hará con su vida en los próximos meses. «Ahora, buscar trabajo, y ya que he llegado hasta aquí trataré de empezar algo propio», relata. Valdnad fue el nombre de la marca elegida para su proyecto, que no sabe aún si continuará viva en el futuro. En todo caso, ella seguirá creando modelos diferentes. «Hay muchas pasarelas y concursos para gente que está empezando», explica. No son buenos tiempos para afrontar nuevos negocios, pero sí lo son en cambio para el diseño. «Cuando la cosa está mal es cuando tienes que innovar, ofrecer a la gente prendas de calidad, que sepan que van a durar», sostiene la creadora. Y no sólo eso. El público no sólo prefiere el original a la copia, sino que gusta siempre de las apuestas diferentes e innovadoras.

«En estos tiempos de crisis es una inversión apostar por el diseño», dice.

Esa será su apuesta siempre. Y siempre con unas ideas claras sobre el mejor vestir. No es la ropa que diseña Ana Pérez Valdés ni sexy ni extravagante, tiene en general un toque retro y le gustan los colores neutros. También las rayas y los cuadros. «La forma de posicionarte para que a la gente le guste lo que haces consiste en hacer algo diferente», señala. Y a ella más que en los tejidos, le gusta innovar en las formas, en los cortes, en el patronaje.

Así fue su primera colección, y no parece que vaya a cambiar en el futuro. Aunque sí cambiarán sus diseños para hacerse más comerciales, menos artísticos, más ponibles en otras palabras.

Dice Ana Pérez Valdés que los asturianos tienen buen busto en el vestir, que sin generar tendencia saben lucir lo que se ponen. «La gente en Asturias no es extravagante, tiene buen gusto», señala antes de lanzar una recomendación para el invierno que viene: «El negro, nunca falla».

Fotos

Vídeos