Las Tablas de Daimiel, en peligro extremo

<strong>Una cadena de incendios </strong><strong>subterráneos pone en«situación </strong><strong>límite»</strong> al Parque Nacional

JUAN VICENTE MUÑOZ-LACUNATOLEDO
Un zorro pasa por delante de una lancha encallada en lo que antes era una zona de humedal en las Tablas de Daimiel. / EFE/
Un zorro pasa por delante de una lancha encallada en lo que antes era una zona de humedal en las Tablas de Daimiel. / EFE

El Parque Nacional de las Tablas de Daimiel (Ciudad Real) atraviesa una «situación límite» que genera un «peligro extremo» y lo amenaza de muerte. Así lo asegura el experto Santos Cirujano, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que sólo ve una solución para este humedal hoy reseco que fue declarado Parque Nacional en 1973: que el Ministerio de Medio Ambiente tome la decisión de conservarlo aplicando el Plan REGATA y el Plan Especial del Alto Guadiana (PEAG).

El primero, redactado por científicos del CSIC por encargo de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, prevé generar 30 hectómetros cúbicos de aportes hídricos cada año para el parque nacional. El segundo, consensuado por el Ministerio de Medio Ambiente y la Junta de Castilla-La Mancha, contempla un inversión de 3.000 millones de euros para mantener un uso sostenible de los acuíferos de la cuenca alta del Guadiana, sobreexplotados por la agricultura desde la década de los sesenta del pasado siglo. El PEAG ha comenzado a aplicarse mediante la compra de derechos de agua para dedicarlos a la recuperación de los acuíferos. Al tiempo, el pasado verano se trasvasaron al parque diez hectómetros cúbicos desde el Tajo. Medidas que se han revelado insuficientes para el último representante del ecosistema conocido como 'tablas fluviales'.

«Ahora es necesario que se encharque la superficie que ha entrado en auto-combustión y después habrá que aplicar un plan de recuperación integral para intentar recomponer el sistema», explica el científico Santos Cirujano que preferiría no ser testigo de la desaparición de las Tablas. «Nunca se ha cerrado un parque nacional con esta importante biodiversidad y nunca una reserva de la biosfera ha sido cerrada. Y ahora el Estado debe implicarse».

De la misma opinión es Enrique Calleja, director del Consorcio de Gestión del Plan Especial del Alto Guadiana, para quien el PEAG es «la herramienta imprescindible para la recuperación del parque nacional». En su opinión, habría que aprovechar aguas tratadas con depuradoras, las de pozos aledaños que ya han traspasado sus derechos de agua y recurrir al trasvase Tajo-Segura.

Sin embargo, tras la experiencia del pasado verano -los 10 hectómetros trasvasados apenas sirvieron- y Calleja cree que «hay que estudiar el momento más idóneo para esos trasvases».

La UNESCO, alerta

El estado actual de las Tablas de Daimiel es peor que el que presentaba en 2008 cuando la UNESCO dio a España tres años de plazo para recuperar La Mancha Húmeda bajo la amenaza de descatalogarla como reserva de la biosfera.

Enrique Calleja asegura que «las medidas que se adopten deben ser efectivas y rápidas». En medio de la desolación que muestra este parque nacional por la sequía y por los dos incendios sufridos en los últimos meses, el científico Santos Cirujano destaca una noticia positiva: la limpieza de la vegetación sobrante que han llevado a cabo 80 trabajadores contratados a través del Plan E. Las Tablas de Daimiel, junto con los Ojos del Guadiana, el nacimiento original del río,y las Lagunas de Ruidera forman la Reserva de la Biosfera de La Mancha Húmeda.

Fotos

Vídeos