Los ecologistas afirman que «Cogersa puede alargar la vida del vertedero»

«Una milonga sin ningún rigor para justificar la construcción de la que sería la mayor incineradora de España proyectada en la tercera comunidad más pequeña, además de la que tiene peor calidad del aire, una sinrazón», añaden

A. VILLACORTAOVIEDO

«Cogersa tiene terrenos disponibles para alargar la vida del vertedero bastantes años». Esa es la tesis que defiende la Coordinadora Ecologista de Asturias, representada por Fructuoso Pontigo, que califica de «milonga» el anunciado colapso del vertedero de Serín en 2015 y el argumento de que, puesto que el horno requiere cinco años de trabajos, no podrá relevar al vertedero si se inicia después de julio de 2010.

«Una milonga sin ningún rigor para justificar la construcción de la que sería la mayor incineradora de España proyectada en la tercera comunidad más pequeña, además de la que tiene peor calidad del aire, una sinrazón», añade.

«Lo que se va a acabar es el actual frente de vertidos, pero eso no es el vertedero», subraya el portavoz ecologista, que recuerda que «el propio ministro de Fomento sostiene que la incineración es la peor solución para el cambio climático».

«Los políticos juegan con medias verdades porque hay muchos intereses creados en torno a la incineradora», explica, «pero, por ejemplo, nadie les ha explicado a los ayuntamientos que el coste del tratamiento de cada tonelada de residuos va a ser de 120 euros cuando ahora pagan nueve».

Otra de esas medias verdades que no se cuentan, apunta, «es que la incineradora también necesita un vertedero para las escorias».

Pontigo no se cansa de repetir que «hay alternativas mucho más sencillas y más baratas que se están aplicando en Europa» y que es necesario aumentar las tasas de reciclaje.

Los últimos datos de Cogersa sobre la recogida selectiva en Asturias demuestran justo lo contrario: tanto en el conjunto de la región como en las tres grandes ciudades asturianas descienden los kilos de residuos reciclados.

Así, Gijón, la ciudad que más recicla, pasó de los 40,2 kilos de residuos reciclados por habitante del primer semestre de 2008 a los a 36 del mismo periodo de este año. Mientras tanto, el descenso en Avilés fue de 34,1 a 30 kilos y en Oviedo, de 32,7 a 31,8.