El PP pide una movilización ciudadana «contra el puerto 'de chapapote'»

Presentan en la Junta General una proposición que insta al Principado a manifestarse en contra Ana Barrientos advierte de que «puede ser una maniobra para que no se hable del sobrecoste»

I. VILLARGIJÓN
El granelero que en 2003 causó un vertido de 50 toneladas de fuel tras chocar con un remolcador./ J. P./
El granelero que en 2003 causó un vertido de 50 toneladas de fuel tras chocar con un remolcador./ J. P.

La presidenta del PP local y diputada Pilar Fernández Pardo instó ayer a los gijoneses a «movilizarse» contra lo que su partido denominó «un gran puerto refugio, 'de chapapote', para buques contaminantes», al entender que «sólo así entenderán que existe un rechazo social a hacer de nuestra costa un vertedero, con lo cual, según prometieron, tendrán que dar marcha atrás». Aunque la líder de los populares gijoneses puntualizó que su partido no convocará ninguna manifestación, señaló que es obligación del PP concienciar al conjunto de la ciudadanía «del peligro que supone este proyecto para la ciudad y para la región desde el punto de vista personal, medioambiental y de la pesca» y animó «a que se pronuncien y se movilicen contra el puerto vertedero».

Pardo adelantó además que en el Pleno municipal de noviembre preguntará a la alcaldesa «qué opina de que el puerto de El Musel se convierta en un puerto vertedero», para que responda tanto en calidad de regidora como por su puesto de consejera del puerto. «Tanto Felgueroso como José María Pérez deben empezar a dar explicaciones de lo que hacen y lo que votan en el consejo de administración del puerto, adonde de momento solo sabemos que acuden para cobrar».

Por su parte la diputada regional Ana Barrientos informó de que el grupo parlamentario popular presentó ayer en la Junta General del Principado una proposición no de ley para su debate en el Pleno, en la que pide el pronunciamiento de la Cámara regional en contra de «la clara pretensión de las autoridades de la Unión Europea, del Gobierno de la Nación y del Consejo de Gobierno del Principado de Asturias para hacer del superpuerto asturiano de El Musel un gran puerto de refugio, 'de chapapote', para buques contaminantes». En la proposición se insta también al ejecutivo regional a pronunciarse «de forma clara y patente» contra esta posibilidad y a dirigirse al Gobierno central para que se oponga también de forma explícita a la misma.

Barrientos lamentó «que falte un pronunciamiento claro» por parte del gobierno asturiano con respecto a esta cuestión y señaló que «Areces no ha dicho aún esta boca es mía». Consideró que desde la comparecencia la semana pasada del ministro de Fomento, José Blanco, en el Congreso de los Diputados en la que «dejó caer la posibilidad de que Gijón se convierta en un puerto refugio, a cada intervención ha sido más pintoresca». La diputada regional advirtió sobre la posibilidad de que «esta polémica sea una maniobra de distracción para que no se hable más del sobrecoste».