«No es momento de decidir el horno: el pacto nos obliga a centrarnos en el reciclado»

«Sí, tenemos un horizonte temporal, pero deben ser las <strong>fuerzas políticas que </strong><strong>sustentan al Gobierno las que resuelvan»</strong>

R. M.GIJÓN
Melania Álvarez. / P.  G.-PUMARINO/
Melania Álvarez. / P. G.-PUMARINO

Un vertedero cerca, vecinos que llevan décadas conviviendo con él, y un Gobierno local compartido por PSOE e IU. Estos ingredientes hacen de Carreño (10.000 habitantes) el laboratorio donde se libran a pequeña escala los mismos conflictos, pulsos y argumentos que luego se reproducen en la Junta General y el Gobierno del Principado. La diferencia es que aquí la responsabilidad sobre la gestión de residuos y el Medio Ambiente recae directamente en IU, en la persona de Melania Álvarez (Candás, 1979). Desde esa perspectiva, la concejala de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Vivienda templa gaitas, rechaza «por responsabilidad» desvelar sus cartas, pero prefiere no cargar contra la incineradora.

-El vertedero de Cogersa se agota en 2015. Como responsable de Medio Ambiente, ¿prefiere que se abra otro, que se construya una incineradora o cree que existe una tercera alternativa?

-Esa es una decisión que ahora no toca. Los socios del Gobierno regional tienen un pacto, que es para toda la legislatura, y ese acuerdo establece unos objetivos de aumento de reciclaje, de recogida selectiva...Agilizar eso ya nos da mucho trabajo y conviene no distraerse de él con otras cuestiones.

-¿Cuál es el margen? ¿Cuánto tiempo disponen las administraciones para antes de tomar una decisión definitiva?

-No lo sé porque ahora el pacto nos obliga, de cara a los ciudadanos, a aplicar todas las medidas en favor del reciclaje de las que seamos capaces. Sólo después veremos si se cumplieron y dieron los resultados esperados.

-Le pido una fecha. ¿Cuánto tiempo se tarda en aprobar, construir y poner en marcha una incineradora?

-Se habla que de unos cinco años.

-Si el vertedero se agota en 2015, el plazo máximo para aprobar un eventual horno que lo releve sería 2010. Superar esa fecha, ¿no supone en la práctica abortar la opción de la incineración?

-Es verdad que tenemos un horizonte temporal y dentro de él habrá que ver en qué momento se toman las decisiones, pero ahora no es momento de aventurarlas. Están marcadas las distintas fases del proceso, y deben ser las fuerzas que sustentan al Gobierno, o todo el arco parlamentario, las que tomen una decisión.

-Pero entonces los ayuntamientos quedarían al margen de una decisión y la cuestión la dirimirían los Grupos Parlamentarios.

-La competencia de los residuos está sobre todo en los Ayuntamientos, que somos la administración más cercana. Pero si se pone en marcha una decisión, ésta tendrá unos costes importantes, en los que tendrá que estar el Principado. La decisión la tomarán los ayuntamientos en Cogersa o los partidos en la Junta, pero ahora debemos estar en el reciclaje. No es bueno saltarse pasos.

Voto secreto

-Si la votación se hace en Cogersa, tendrá que emitir un voto en nombre de Carreño. ¿Está en contra del horno bajo cualquier circunstancia?

-Insisto, no ha llegado el momento de responder a esa pregunta, no debemos descentrarnos.

-Pero el debate está en el aire desde 2006, imagino que habrá llegado a algún tipo de conclusión personal.

-No sería correcto que dijera la opinión personal. Como concejal cuando tenga que tomar una decisión, lo haré. Seremos responsables y decidiremos en función de lo que es mejor para los ciudadanos; pero ahora prefiero no decir mi opinión y centrarme en cumplir los objetivos del pacto.

-¿Cree que «construir una incineradora en Serín es un atentado contra la salud pública de Asturias», como asegura la plataforma contra la incineradora?

-Ese es un tema muy serio y que siempre se vincula. Cualquier instalación industrial puede aumentar el riesgo de enfermedades, pero para hablar de ello tenemos que ser muy responsables y decir las cosas con conocimiento de causa.