La villa reamuralla su entrada

El Consistorio maliayo estudia recuperar un tramo del antiguo muro impulsado por el rey Alfonso X El Sabio y que rodeaba la capital del concejo

T. BASTERRAVILLAVICIOSA
Único resto visible de la muralla de la villa levantada a finales del siglo XIII. / T. B./
Único resto visible de la muralla de la villa levantada a finales del siglo XIII. / T. B.

Un fragmento formado por mampostería de piedra caliza y mortero de cal en las inmediaciones de la plaza del Ecce-Homo. Ese es el único resto visible que se conserva de la muralla construida en la época medieval que rodeó y sirvió de protección a la Villa durante siglos. Un trazado con una forma cuasi oval y una superficie cerrada de 4,8 hectáreas que albergó lo que en la actualidad se conoce como el caso histórico de la localidad. El Consistorio maliayo estudia un proyecto para, en una primera fase, recuperar y adecuar el único vestigio de la fortificación que ha resistido el paso de los siglos y de la acción humana y, en una segunda etapa, recrecer dos pequeños tramos del recorrido original de la muralla: uno en la calle Nicolás Rivero y el otro en la calle Marqués de Villaviciosa, frente al Pelambre.

Para el concejal de Urbanismo, el independiente adscrito al URAS, Rogelio Estrada, «es inadmisible la situación actual de los restos de la muralla». El edil explica que la actuación prevista plantea la retirada de una estructura de hierro y hormigón unida a la cerca y de los añadidos de piedra roja existentes. Para el edil, esta iniciativa persigue un doble objetivo: «Recuperar un elemento patrimonial que se encuentra muy degradado y darle su valor». Como consecuencia de ello, servirá de elemento turístico añadido al casco histórico.

Estrada asegura que para poder acometer esta iniciativa es necesario obtener financiación de la Administración regional, en principio, a través de la Dirección General de Patrimonio. «El coste de estas obras no será muy grande y recuperar la muralla medieval bien merece realizar esta inversión», indica.

En el plan de protección

La segunda fase de este proyecto afectaría a la recuperación de dos tramos de la fortificación siguiendo su trazado original: uno, en Nicolás Rivero y otro, en Marqués de Villaviciosa. Esta actuación será incluida dentro de las propuestas del nuevo Plan Especial de Protección Urbana (PEPU). «Es aberrante cómo está esa zona, más aún cuando se trata de una de las entradas a la capital y uno de los lugares más vistos al estar en frente del Pelambre. Causa un gran impacto visual», indicó Estrada, quien señaló que el «recrecimiento» de la muralla en este tramo se combinaría con «el adecentamiento» de la parte trasera de los edificios anexos a la estación de autobuses, lo cual mejoraría la estética de la zona.

La construcción de la fortificación fue impulsada por el rey Alfonso X El Sabio, quien concedió la Carta Puebla a la localidad en 1270. Se trataba de una edificación que contaba con dos puertas principales: la del Caño, que estaba junto a la plaza Ecce-Homo, y la del Puente, junto a la parroquia de La Oliva. Además, tenía otras dos secundarias: la de la Carnicería, que conectaba con la salida hacia Oviedo, y la del Mercau, donde está hoy día la calle Valle Ballina y Fernández. Etelvino González, presidente de Cubera, ya pidió en la entrega del título de Hijo Adoptivo al pintor Humberto Alonso que en el único tramo en pie se coloque una placa que recuerde que fue Alfonso X El Sabio quien concedió la muralla y la época de su construcción.