La estabilidad familiar basada en el matrimonio clásico mejora la salud

RAFAEL HERREROMADRID

La denominan la familia 'sostenible'. O lo que es lo mismo, aquella institución familiar que promueve el bienestar de sus miembros sin comprometer el de sus descendientes, es decir, de los hijos. Pero, en realidad, se basa en una vuelta a la familia fundamentada en el matrimonio clásico -religioso o civil que aporte la estabilidad necesaria a sus miembros. En esa familia 'estable' no caben las parejas de hecho «su esencia es la falta de estabilidad» ni, de momento, los matrimonios homosexuales -«no hay estudios concluyentes, pero esas uniones tienden a durar muy poco»-. Lo dice Ignacio Socías, director general de The Family Watch, una asociación internacional que, en base a estudios de numerosos países, ha emitido un informe en el que radiografía «la preocupante evolución del matrimonio en España». «Durante los últimos años se ha debilitado la consideración social del matrimonio, de la estabilidad familiar y del compromiso matrimonial», señala.

Aduce la mencionada asociación que medidas como la del divorcio 'exprés' ha dejado sin garantías a los que quieren formar una familia estable, «a pesar de que siguen siendo mayoría». Sin embargo, tanto en España como en numerosos países es evidente y está probado que la estabilidad familiar, basada en el matrimonio, «mejora la salud, el bienestar y la economía de sus miembros». En consecuencia, tienen más cercana la felicidad.

Los impulsores del informe concluyen que la supresión de la figura de la 'separación previa' en la ley del 'divorcio exprés' debería ser 'repensada', porque lo que consigue es que se disparen los divorcios. Y poner freno a las rupturas familiares es sustancial para esta asociación, tanto desde el punto de vista de las familias como de las repercusiones económicas y sociales.