Santiago García pide que «se imponga la racionalidad» en la fusión de centros

El vicerrector de Investigación afirma en el campus que el modelo planteado «se acerca al mejor de los posibles»

EVA MONTESGIJÓN
Ángel Cadenas, Santiago García Granda, Víctor Guillermo García, vicerrector de Informática, y Xabiel García, director del recién creado Observatorio de HP en Asturias. /J. PAÑEDA/
Ángel Cadenas, Santiago García Granda, Víctor Guillermo García, vicerrector de Informática, y Xabiel García, director del recién creado Observatorio de HP en Asturias. /J. PAÑEDA

Lo dijo mirando directamente al director de la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Informática, que había acudido a la presentación del Observatorio Tecnológico de HP en el Aula Magna de la Escuela Politécnica Superior de Ingeniería, que el propio Santiago García presidía: «No tengo duda de que el mapa de centros que proponen tanto el Principado de Asturias como la Universidad de Oviedo, se acerca mucho al mejor de los posibles. Solamente espero que se imponga la racionalidad».

Con esas palabras, el vicerrector de Investigación metió baza, con una alocución dirigida específicamente a los directores de las escuelas de Informática y de Ingeniería Técnica Industrial, en la fuerte polémica generada por la creación de una nueva escuela de Ingeniería constituida por la fusión de todas las actuales. A falta de Joaquín Mateos, ausente de la presentación del Observatorio porque afecta fundamentalmente a estudiantes de Informática y Telecomunicaciones, Pedro Hernández Arauzo recogió el guante lanzado por el vicerrector.

Racionalidad recíproca

«Hombre, yo creo que debe de ser así, que debe de haber racionalidad. Pero dispuestos a invocarla, en la reunión que mantuvieron los vicerrectores con los alumnos, les dijeron que en febrero o marzo estarían los centros cerrados. Yo no sé si ése es un planteamiento racional. Es más, no tengo claro que eso sea racional, es cortar la actividad del curso a la mitad».

Santiago García vinculó la fusión de centros con el plan estratégico del Campus de Excelencia, que el vicerrector calificó como «un espléndido regalo», y con las reformas conducentes a «mejorar la formación de los graduados y master, y a optimizar nuestros recursos para poder ofrecer itinerarios más flexibles, y poder aumentar a corto plazo la oferta de titulaciones». Y fue en ese contexto en el que aseguró que «esas reformas pasan necesariamente por agrupar centros con titulaciones afines, haciéndolos equiparables a los que se pueden encontrar en las mejores instituciones europeas».

Sobre el debate suscitado, Santiago García Granda pidió que las discusiones se realicen con «rigurosidad y datos», pero vaticinó un acuerdo: «La confrontación científica de modelos puede resultar tremendamente clarificadora y hacer que exista un consenso sobre el mejor modelo organizativo para los centros», añadió.

Fotos

Vídeos