Sara Herrera gana el Ana de Valle

«Escribo por placer, por necesidad», destaca la escritora andaluza

JOSÉ L. GONZÁLEZAVILÉS
Sara Herrera Peralta, ganadora del Ana de Valle. / LVA/
Sara Herrera Peralta, ganadora del Ana de Valle. / LVA

Sara Herrera Peralta, ganadora del certamen de poesía Ana de Valle, que se falló ayer, escribe «por placer, por necesidad». Desde que a los catorce años comenzó a hilvanar sus primeros versos en su ciudad natal, Jerez de la Frontera, no ha dejado de explorar dentro y fuera de su cabeza para seguir puliendo un estilo que le ha valido hacerse con varios premios. El último, el que concede el Ayuntamiento de Avilés.

«Para mí es una gran alegría recibir este premio. Decidí enviar el poemario porque está dedicado sólo a mujeres y eso da más oportunidades. Además, me sorprendió que Ana Rosetti fuese parte del jurado. La he escuchado y he leído algo de ella y me gusta mucho», afirmó ayer a LA VOZ DE AVILÉS, poco después de conocerse el fallo del jurado.

Lo que empezó siendo un juego, escribir, se ha convertido en una constante en su vida. Desde los veinte años, cuando se trasladó a San Sebastián a estudiar, comenzó a tomarse los versos más en serio. «Entonces escribía de una forma más intimista, más personal», señaló.

Pero «hace ya tiempo» que abandonó esta tendencia para explorar los problemas y vivencias de los demás. «Ahora estoy más preocupada por la sociedad, por el papel de la mujer. Hay menos dosis de 'yo' y más perspectiva de los demás, hay más inventado que vivido y eso ha quedado reflejado en el poemario que envié a Avilés».

El haber conseguido hacerse con el premio Ana de Valle supone que su poemario será publicado en fechas próximas. No será la primera vez. Sara Herrera Peralta, de quien algunos críticos afirman que a sus 29 años ya posee una voz propia, cuenta con otros dos títulos publicados, también de poesía. «Ahora que ya he conseguido publicar, he empezado a escribir otros géneros. Pero, por ahora, donde me siento más cómoda es en la poesía. Es la mejor forma de comunicarme conmigo misma».

Porque de eso trata la relación de Sara Herrera con la escritura, de comunicarse con ella misma y con los demás y, además, disfrutar haciéndolo. Por eso, ni se plantea vivir de hacer versos. «No creo que pueda. Si dependiera de ella para subsistir dejaría de escribir. Quiero que sea un placer, no una obligación».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos