La normativa de pesca incorpora restricciones para garantizar la supervivencia del salmón

El ritual del 'Campanu' se pospondrá hasta el primer fin de semana de mayo, pero no perderá "ni un ápice de su encanto"

EUROPA PRESS | OVIEDO
Un pescador en el Pozo Carvajal en el río Narcea, en la primera jornada de pesca del salmón en los ríos asturinos este año. EFE/Alberto Morante/
Un pescador en el Pozo Carvajal en el río Narcea, en la primera jornada de pesca del salmón en los ríos asturinos este año. EFE/Alberto Morante

La normativa que regirá la nueva temporada de pesca en los ríos asturianos en 2010 apuesta por el equilibrio para garantizar la permanencia de los pescadores en los cursos fluviales del Principado y la conservación y recuperación del salmón "que atraviesa un proceso de declive".

Así lo anunció hoy la viceconsejera de Medio Ambiente, Belén Fernández, en una rueda de prensa en la que estuvo acompañada por el director general de Biodiversidad y Paisaje, José Félix García Gaona.

Para Fernández, la publicación hoy de la normativa en el Bopa supone el fin de varias semanas de diálogos y reuniones para elaborar una normativa "lo más consensuada posible y que ha apostado por el equilibrio de la virtud". Explicó que la propuesta que se trasladó al Consejo de la Pesca a finales del pasado mes de septiembre era "maximalista" pero "imprescindible para generar una conciencia de cambio en la gestión del salmón".

La nueva temporada de pesca arrancará la tercera semana de marzo y se prolongará hasta el 31 de julio de 2010, con lo que su duración será idéntica a la de la temporada de 2009, satisfaciendo una petición de la Federación Asturiana de Concejos (FACC). La diferencia será que incluirá dos periodos de pesca sin muerte, del tercer domingo de marzo al 30 de abril y desde el 16 al 31 de julio.

Además, los pescadores podrán utilizar cebo cinco días a la semana. Una medida que es, según Fernández, "más permisiva que la incluida en la propuesta de septiembre, pero más restrictiva que la norma de 2009, que permitía pescar seis días con cebo y uno sin muerte".

Respecto a los cupos, la nueva norma restringirá de ocho a tres los ejemplares de salmón que cada pescador puede capturar por temporada. Además, los ejemplares deberán oscilar entre los 45 centímetros de mínimo y los 60 de máximo para así "salvaguardar los ejemplares con mayor carga reproductiva que alcanzan la parte alta de los ríos".

La norma de pesca establece además una división por tramos de los ríos, que no existía en 2009, y que distingue una zona baja -antes del primer refugio-, con cotos libres y sin muerte y otra alta -a partir de dicho refugio-, que es más sensible y en la que a partir del 15 de junio se abrirá le veda de pesca sin muerte para el salmón.

Las cuencas de los ríos Eo y Deva, por ser limítrofes con Galicia y Cantabria, limitarán la temporada de pesca al periodo comprendido entre el 1 de mayo y el 15 de julio para armonizar la normativa del Principado con la de las comunidades vecinas. De este modo, no dispondrán de periodo de pesca sin muerte.

El director de Biodiversidad y Paisaje anunció que estas restricciones en la pesca extractiva han motivado la apertura de un plazo de renuncia, desde hoy hasta el lunes, para los aficionados a este deporte que quieran renunciar al sorteo de cotos que se celebrará el próximo lunes, día 23. La renuncia voluntaria de aquellos pescadores que no estén conformes con las condiciones de la normativa supondrá la reintegración del importe abonado en concepto de depósito.

Preguntada por la ceremonia del 'Campanu', primer salmón de la temporada que se subasta y que genera una gran expectativa en el Principado, la viceconsejera señaló que se pospondrá de la tercera semana de marzo, al primer fin de semana de mayo -previsiblemente será el día 1-, pero aseguró que el ritual no perderá "ni un ápice de su encanto".