El Papa nombra a Jesús Sanz Montes arzobispo de Oviedo

El franciscano, era hasta ahora obispo de Huesca y sustituye en el puesto a Carlos Osoro Sierra, que el pasado mes de enero fue nombrado por Benedicto XVI arzobispo de Valencia

EFEA. VILLACORTA | CIUDAD DEL VATICANO
El Papa nombra a Jesús Sanz Montes arzobispo de Oviedo

El papa Benedicto XVI ha nombrado a los prelados españoles José Ignacio Munilla Aguirre, de 48 años, nuevo obispo de San Sebastián y a Jesús Sanz Montes, de 54, arzobispo de Oviedo, informó hoy el Vaticano.

Munilla Aguirre, actual obispo de Palencia y nacido en San Sebastián, sustituye en el cargo a Juan María Uriarte, de 76 años, que presentó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis vasca por motivos de edad y fue aceptada por el Pontífice, informó también hoy la Santa Sede.

Sanz Montes, franciscano, era hasta ahora obispo de Huesca y sustituye en el puesto a Carlos Osoro Sierra, que el pasado mes de enero fue nombrado por Benedicto XVI arzobispo de Valencia.

Han hecho falta siete meses de rumores y consultas y un cambio de nuncio apostólico, pero, finalmente, la Santa Sede se ha pronunciado y lo ha hecho según lo previsto. Sanz Montes, uno de los prelados más jóvenes de España, abandonará así los Obispados de Jaca y Huesca tras casi seis años de gobierno diocesano para hacerse con las riendas del Arzobispado de Oviedo.

El nombre de Jesús Sanz Montes sonó para la sucesión desde que Osoro fuese nombrado titular de Valencia, ya en enero. A partir de ese momento, en las quinielas figuraba siempre una terna de candidatos a hacerse cargo del relevo en la mitra ovetense: Luis Quinteiro, obispo de Orense, Ricardo Blázquez, de Bilbao, y el propio Sanz Montes, a los que luego se sumó también Pedro López Quintana, actual nuncio apostólico en la India y Nepal.

Empleado de banca

El prelado madrileño llamado a gobernar a partir de ahora la Iglesia asturiana es además el candidato de Carlos Osoro, quien ya había manifestado en varias ocasiones a sus círculos más cercanos que el pastor más adecuado para Asturias era precisamente él, una opinión que volvió a reiterar este verano durante una visita al Principado.

De vocación tardía, con grandes dotes de comunicador y una sólida formación teológica, este franciscano nacido en Madrid estudió Economía y Derecho Mercantil, hizo el servicio militar e incluso trabajó como empleado de banca antes de decidirse a entrar en el seminario de Toledo. En 1981 ingresó en la orden franciscana y, con sólo 48 años, fue nombrado obispo.

También se le considera un hombre cercano a Rouco y vinculado a Lumen Dei, en la línea más conservadora de la Iglesia, y su traslado a la sede de Oviedo supone un ascenso en su meteórica carrera: va a ocupar un arzobispado con más de un millón de habitantes dejando de ser titular de las dos diócesis oscenses, una situación excepcional en toda España que él siempre ha querido que no se convirtiese en definitiva.

Hombre de opiniones polémicas, nunca ha ocultado sus ideas, reflejadas en sus cartas pastorales dominicales, y en más de una ocasión ha criticado abiertamente al actual Gobierno socialista por cuestiones como el aborto o la asignatura de Educación para la Ciudadanía, aunque ha sabido mantener una relación fluida con las instituciones.

Una vez realizada la designación, Jesús Sanz Montes tiene dos meses para tomar posesión de la sede asturiana.

Fotos

Vídeos