La Gruta, vendida

El propietario de La Venta del Jamón compra el complejo hotelero Amador Alonso Hevia cierra la operación y toma las riendas del tradicional complejo, con una docena de salones para banquetes y 103 habitaciones

SUSANA NEIRAOVIEDO.
LA GRUTA . El complejo hotelero, situado en el Alto de Buenavista. ::                             MARIO ROJAS/
LA GRUTA . El complejo hotelero, situado en el Alto de Buenavista. :: MARIO ROJAS

Algunos negocios se firman encima de los manteles ajenos y otros en los de la propia casa. El emblemático establecimiento de La Gruta, donde se despachan comidas y se alquilan camas desde hace medio siglo, ha cambiado de propiedad. El dueño de La Venta de Jamón, Amado Alonso Hevia, ha tomado las riendas del complejo tras comprárselo a los empresarios Alfonso Ferreiro y Fermín Mora. El nuevo dueño mantuvo ayer varias reuniones con ellos «para ultimar detalles» aunque el acuerdo se cerró el lunes a última hora, según apuntaron varias fuentes a este periódico.

Ambas partes optaron ayer por «la discreción». Aún no han trascendido las cifras de la millonaria operación ni el proyecto de futuro Alonso Hevia, que será el único propietario y ya es dueño de La Hoguera (Oviedo) y El Bosque Sagrado (Madrid). En el contrato se incluye uno de los locales más populares de Oviedo, situado en el Alto de Buenavista, con una docena de salones con capacidad para más de un millar de personas, 105 habitaciones con categoría de cuatro estrellas y una plantilla fija de 53 personas.

En los últimos años, las habladurías han acompañado al futuro de La Gruta. El propio director del hotel, Francisco González-Llanos, reconocía en un reportaje publicado por EL COMERCIO este verano, con motivo del aniversario, que los comentarios sobre la venta, el traslado e incluso la demolición les acompañan en los últimos tiempos. «Siempre ha habido rumores y hoy sigue habiéndolos, pero sólo son rumores», dijo entonces el responsable, que también reconoció que con la crisis había notado una bajada del 30% aproximadamente sobre la ocupación de otros años.

Con el cierre de la operación, dos negocios asturianos con origen común, aunque uno con más de cien años de vida y el otro con medio siglo, quedarán enlazados. Así, La Gruta escribirá un nuevo capítulo de su historia, iniciada en 1959 gracias al esfuerzo de los hermanos Cantón. Comenzó como un merendero donde se servía jamón que creció hasta convertirse en un restaurante de bodas y banquetes. A finales de los 80, la propiedad amplió el negocio con 55 habitaciones del hotel de entonces tres estrellas y varios salones.

El complejo ha tenido varios dueños. En una de esas operaciones, valorada en algo más de 19 millones de euros, formó parte de la propiedad José Argimino Antón, dueño del complejo hotelero Don Miguel de Tineo.

A lo largo de estos años, La Gruta ha recibido galardones como el Placa al Mérito Turístico de Plata, el premio Principado de Asturias de Hostelería, el Asturcón de Bronce del Centro Asturiano de Madrid o la Medalla de Oro al trabajo.

Salto a la hotelería

La compra de este establecimiento permitiría a La Venta del Jamón dar el salto a la capital. Este restaurante, situado en Pruvia, nació en 1897 de la mano de Matilde Díaz y Jesús Fernández, abuelos de Amado Alonso. Fue el propio rey Alfonso XIII quien bautizó al salón de comidas al encontrarse con los jamones colgados en un arco del negocio y decir: «¡Hombre, la venta del jamón. Esto parece jauja, donde se come y no se trabaja!», según recuerda la empresa en su página web.

Consolidado el negocio, una de sus hijas, Concha, opta por reformar la casona y convertirlo en un restaurante de comida especializada. En 1989 cede el testigo a su nieto Amado, además de actualizar a los tiempos el establecimiento, ha mostrado inquietudes en la región por consolidar la gastronomía y el negocio. Este verano disputó a José Álvarez Almeida, del restaurante Latores, el puesto de presidente de Hostelería de Asturias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos