Sedes paraliza la construcción de pisos en General Elorza por la crisis

Estudia incluso la posibilidad de desarrollar otro proyecto alternativo a las viviendas

ANA SALASOVIEDO.CO@ELCOMERCIODIGITAL.COMOVIEDO.
Sedes pretendía construir dos edificios en los solares que dejaría el derribo de las antiguas sedes de las consejerías de Vivienda, en la imagen, y Salud ::                             J. DÍAZ/
Sedes pretendía construir dos edificios en los solares que dejaría el derribo de las antiguas sedes de las consejerías de Vivienda, en la imagen, y Salud :: J. DÍAZ

Edificios sin terminar en La Manjoya, promociones sin rematar en Prados de la Fuente, miles de viviendas en el limbo por la crisis o las pegas de los bancos a dar créditos y propietarios rebajando sus pisos para intentar venderlos. Con este panorama inmobiliario, Sedes, la constructora participada mayoritariamente por el Principado, ha decidido posponer sus planes para edificar en General Elorza.

La idea inicial era demoler los dos inmuebles de los números 32 y 35 que ocuparon las consejerías de Vivienda y Bienestar Social (desde 2006 en Llamaquique) y Salud (en las oficinas del Calatrava) para levantar edificios de viviendas. Pero, de momento, el proyecto está paralizado.

La promotora tenía previsto revisar este otoño la viabilidad de la iniciativa y ha decidido ponerla en suspenso debido a que la «situación del mercado inmobiliario no aconseja iniciar ninguna actuación», explicaron fuentes del Gobierno regional. Lo único firme que hay respecto a estos inmuebles está sobre la mesa de la nueva gerente de Sedes, Ana Quintana, y es la reserva del suelo. Pero Sedes también baraja otras alternativas: «Están estudiando opciones, no hay ninguna decisión tomada» sobre el futuro de las parcelas, se limitan a decir.

Y todo, después de que el Ayuntamiento, a petición del Ejecutivo regional, eliminase en la revisión del Plan General de Ordenación Urbana la necesidad de hacer un plan especial para cambiar las parcelas de los usos administrativos, que tenían en 2004, al residencial. Equiparó, incluso, la edificabilidad a la prevista por el plan para el resto de edificios de la zona, mucho mayor que las dos plantas que alcanzan actualmente.

Tras estos trámites, a petición de Sedes, el Consistorio aprobó en 2007 la construcción de viviendas libres en edificios de hasta nueve alturas más ático o bajo cubierta. Entonces la empresa participada por el Gobierno aún estaba decidida a construir pisos. De nada sirvieron los lamentos de asociaciones de vecinos y los votos del PSOE y de ASCIZ en contra de sus planes. No se aceptaron sus propuestas de transformar las antiguas sedes administrativas en equipamientos para los vecinos.

Ni entonces, ni en febrero del año pasado cuando retomaron sus antiguas reivindicaciones, aprovechando que el Pleno Municipal votó los estudios de detalle presentados por Sedes para edificar pisos, ya que su objetivo era comenzar la demolición e iniciar la obra a finales de 2008, algo que, evidentemente, no consiguió. En el debate, el Grupo Municipal Socialista, del mismo color que el Gobierno regional que había pedido la modificación del PGOU, votó en contra y propuso al Ayuntamiento que comprase los inmuebles y los dedicase a equipamientos recuperando las propuestas vecinales. Otra vez más no prosperaron.

La idea hasta este verano era únicamente hacer pisos. El primer paso en firme para el desarrollo urbanístico fue la convocatoria de un concurso de ideas. Lo ganaron los arquitectos Luis Gonzaga de Vicente y un equipo coordinado por Emilio Llano, que ahora también esperan. Sus diseños consistían en viviendas, locales comerciales y garajes, tal y como exigía la convocatoria abierta por la promotora.

Ya en verano, desde Sedes, apuntaron que no tenían prisa para desarrollar el proyecto ni para demoler los inmuebles, que esperarían a otoño para tomar un decisión sobre las dos parcelas. Ahora, ya casi en invierno, está más en el aire si cabe.

Cambio de gerencia

Lo que ha cambiado en los últimos meses en Sedes es el gerente, Santiago Caicoya, que está al frente del proyecto de la Isla de la Innovación. Tras la polémica sobre la fiscalización de Sedes por parte de la Sindicatura de Cuentas y las peticiones del Partido Popular para que dimitiera, Caicoya aceptó, no sin quejas, hacer público su sueldo y el Gobierno lo trasladó a Avilés.

En Oviedo dejó en suspenso el futuro de las parcelas de General Elorza, que pasaron a manos de Sedes a cambio de los 58 millones que desembolsó por el edificio en 'U' del Calatrava. En aquella operación también adquirió solares en La Ería, La Florida y el antiguo instituto de San Lázaro. Trabajo para la nueva gerente que quiere ser prudente sobre sus planes de futuro.

Para los dos primeros, no hay proyecto aún. Para el antiguo instituto, sí, firmado el arquitecto navarro Patxi Mangado, el mismo que ha diseñado la ampliación del Bellas Artes. El centro educativo dejará paso a dos torres, de 45 y 76 metros de altura, para 180 pisos y una gran plaza escalonada hacia Armando Collar.

La apuesta por construir en altura permite liberar suelo para construir una glorieta sobre la calle San Lázaro, para distribuir el tráfico procedente de La Manjoya. Sedes llegó a anunciar que las obras arrancarían este año. La crisis ha frenado sus planes, al igual que ha hecho que al tráfico de La Manjoya ni se le espere. Un frenazo igual que en General Elorza.