170 posibles causas para ser multado

La ordenanza prevé sanciones por saltar o formar corrillos en la acera

JESÚS GONZÁLEZAVILÉS.
En la zona de Los Canapés siempre hay varios vehículos de segunda mano en los que se cuelgan carteles de venta. Si se cumpliese a rajatabla la nueva ordenanza sus propietarios podrían ser sancionados con multas de hasta 90 euros. ::                             RAFA GONZÁLEZ/
En la zona de Los Canapés siempre hay varios vehículos de segunda mano en los que se cuelgan carteles de venta. Si se cumpliese a rajatabla la nueva ordenanza sus propietarios podrían ser sancionados con multas de hasta 90 euros. :: RAFA GONZÁLEZ

Bajar la calle de La Cámara dando brincos, llevar la radio del coche a todo volumen, circular con una bicicleta sin timbre o pararse en una acera para charlar en grupo con esos conocidos que hace meses que no ves, puede no salir gratis.

La nueva ordenanza de Tráfico, aprobada para permitir la puesta en marcha de la Ordenación y Regulación de Aparcamientos (ORA) va mucho más allá de fijar las posibles sanciones a quien no ponga el tique en el salpicadero del coche.

La nueva norma recoge cerca de 170 supuestos que podrían ser objeto de sanción por parte de los agentes de la Policía Local, y que abarcan todos los aspectos relacionados con el tránsito de personas, vehículos y animales por el casco urbano avilesino.

Nadie está libre de una multa: ni los peatones, ni los que circulan en bicicleta, monopatín, patines, motos, quads, coches sin carné, camiones, turismos, tractores o carros del país. Todos pueden ser multados si no cumplen con las exhaustivas normas fijadas en la ordenanza. Y eso que, según indicaban días atrás fuentes del equipo de Gobierno, la redacción original de la ordenanza era aún mucho más rigurosa, y fijaba incluso el lugar por el que los peatones deberían circular por las calles.

Aún así, normas hay bastantes, y algunas de un nivel de rigurosidad que llega a sorprender. Un ejemplo es la serie de obligaciones que se marcan a quienes utilizan la bicicleta para desplazarse por el centro de la ciudad. Todas deben llevar timbre, y estar dotadas de sistema de alumbrado delantero y trasero, lo que convierte en ilegales a las propias bicis del sistema público de préstamo que gestiona el Consorcio de Transportes de Asturias en colaboración con los ayuntamientos de Avilés y Castrillón.

Además, el ciclista ha de llevar siempre prendas reflectantes encima y en ningún caso, por muy despacio que vaya, podrá ir por aceras ni cruzar la calle por pasos de peatones. Siempre tendrá que ir, dice la norma, por los carriles bici -que no existen-, o en su defecto por la calzada. Sólo les estará permitido a los ciclistas moverse con su vehículo por parques y zonas peatonales, pero siempre que no haya mucha gente y que no circulen a más de 10 kilómetros por hora.

A ello se suma la prohibición de encadenar la bicicleta a elementos del mobiliario urbano, lo que hace imposible alejarse demasiado del vehículo, habida cuenta de la inexistencia en Avilés de instalaciones expresas para el estacionamiento de bicicletas.

No obstante, esa norma se hace extensiva al resto de vehículos de dos ruedas, sean motos o ciclomotores, que deberán estacionar en las zonas reservadas para ellos, siempre que existan, y sólo se podrán inmovilizar con los mecanismos de bloqueo propios de los vehículos. En todos los casos, el incumplimiento de cada una de esas normas podría acarrear una sanción de 90 euros.

Los peatones también pueden ser multados con esa cuantía por dar saltos o correr por la calle, y por detenerse formando grupos que obliguen al resto de peatones a invadir la calzada para pasear. También tienen que estar atentos a la hora de cruzar la calle, pues si no lo hacen con la debida diligencia y entorpecen de algún modo el paso a otros vehículos o peatones, podrán ser sancionados.

Si lo que hacen es aguardar la llegada del autobús, tendrán que hacerlo dentro de la marquesina o, en su defecto, en el tramo de acera de la parada. Si de lo que se trata es de buscar un taxi, nunca se podrá poner el pie en la calzada para pedir a uno que se detenga: serán 90 euros. Y no sólo eso, que si el taxista para, también podría ser sancionado con la misma cantidad si no es una zona señalizada para tal fin.

Monopatines

Si se va en patines, o en monopatín, nunca se podrá circular por la calzada, ni se podrá ir a más velocidad que el resto de peatones. Para lo que la ordenanza llama «conducción deportiva» de estos vehículos, sólo se podrá utilizar el 'skate park' de La Magdalena o las zonas de patinaje que pueda existir en otros espacios del municipio.

Ir en coche también puede ser motivo de muchas más multas de las que un conductor suele tener en mente. Por ejemplo, llevar la radio a un volumen alto, de modo que se oiga fuera del vehículo, será motivo de una multa por importe de noventa euros. Si, además, se estaciona ese mismo coche sin apagar la radio, la sanción sube hasta los 120 euros.

El capítulo de las sanciones por estacionamiento es abultado. A las ya conocidas, relativas a la señalización de zonas de carga y descarga, vados, cruces, pasos de cebra y demás normas que se detallan a la hora de obtener el carné de conducir, se suman ahora las vinculadas a la puesta en marcha de la zona azul. 180 euros por renovar el tique, 90 euros por exceder el tiempo máximo de estacionamiento o 450 euros por manipular o tratar de falsificar un comprobante de pago, son algunas de las multas que se suman con la puestas en marcha de la ORA.

Estacionamientos

El listado es mucho más amplio y prohibe, por ejemplo, estacionar en vías públicas cualquier vehículo de más de 6.500 kilos de masa máxima, o pasar la noche en una autocaravana. Y, a la hora de aparcar, también hay que tener cuidado de dejar espacio suficiente para que puedan subir y bajar personas del resto de coches estacionados o para que los peatones puedan pasar de la acera a la calzada.

Estacionar un vehículo o un remolque publicitario sin permiso, o promocionar la venta de un coche de segunda mano mediante el pegado de carteles en las ventanillas, también puede acarrear multas por importe de 90 euros.

El grueso de las sanciones previstas en la ordenanza municipal de tráfico se sitúan precisamente en esa horquilla entre los 90 y los 180 euros. Pero las hay mucho más cuantiosas, en general relacionadas con la regulación del acceso con vehículos a las zonas peatonales del casco histórico, y con la Ordenación y Regulación de Aparcamientos.

En estos casos, las sanciones pueden alcanzar los 450 euros por infracciones que se consideran muy graves, y que en general se relacionan con la manipulación o falsificación de los documentos que permiten acceder a las áreas peatonales o estacionar en las zonas reservadas ahora para los residentes del centro de la ciudad.

Con esas cifras, y con todos los supuestos susceptibles de ser sancionados, las previsiones de incremento de ingresos por multas que ha dado a conocer el equipo de gobierno podrían, incluso, quedarse cortas. Todo es cosa de que los agentes de la Policía Local avilesina se pongan a la labor y usen sin parar bien sus libretas de multas o bien sus PDA.