Los niños aprenden rápido a 'pirar' clase

50 de los 88 casos de absentismo registrados por una comisión se detectan en PrimariaEl Plan de Infancia de Avilés trabaja con las familias para reducir las faltas injustificadas

YOLANDA DE LUIS YDELUIS@LAVOZDEAVILES.COMAVILÉS.
Imagen de una silla vacía en el transcurso de un día lectivo en un colegio de la comarca. ::                             MARIETA/
Imagen de una silla vacía en el transcurso de un día lectivo en un colegio de la comarca. :: MARIETA

Las 124 medidas que contempla el Plan de Infancia del Ayuntamiento de Avilés están prácticamente en marcha y algunas de ellas ya agotadas. El plan entrará en 2010 en su recta final y será el momento de evaluarlo. Una de las últimas iniciativas ha sido la constitución de una comisión de absentismo en la que participan personas vinculadas a la Educación de los distintos ámbitos de las administraciones.

Los datos en este momento están muy desgranados y las intervenciones para evitar el absentismo se hacen prácticamente de forma aislada y escasamente coordinada, según señala la responsable del programa de Infancia en Servicios Sociales, Felicidad Álvarez. No obstante, el Ayuntamiento ya maneja alguna cifra porque desde los Servicios Sociales en los últimos cursos se ha puesto en marcha un protocolo unificado en las Unidades de Trabajo Social, lo que ha significado que el año pasado se controlase la existencia de 88 menores absentistas en el municipio. Aunque se cree que pueden existir más y eso será lo que esta comisión trate de cuantificar para establecer programas de intervención directa desde distintos ámbitos.

En Avilés hay censados 11.349 menores de 17 años y de ellos 6.843 están matriculados en los colegios e institutos hasta cuarto de la ESO. Las 88 notificaciones de absentismo significan, por tanto, el 1,28% del total de los menores matriculados. De ellas cincuenta se produjeron en Primaria y 38 en Secundaria. Servicios Sociales ha establecido un sistema para graduar estos casos y en él se considera como los más graves los absentismos en los primeros años de escolarización, «porque es el momento en el que los niños aprenden a leer y escribir y otras nociones básicas para su futuro», indica la responsable de Infancia.

Felicidad Álvarez considera «muy complicada» la intervención para evitar estos casos. «Ahora lo estamos haciendo desde distintas instituciones y no sabemos las unas lo que hacen las otras y sus grados de éxito, por eso es muy importante crear esta comisión que nos coordine a todos». En este grupo de trabajo participa también la Fiscalía, ya que una de las posibilidades para acabar con el absentismo es la denuncia a los padres, ya que se está infringiendo la Ley cuando no se obliga al menor a acudir a clase.

Datos deslavazados

El Ayuntamiento puso en marcha su Plan de Infancia hace casi cuatro años. El desarrollo de las distintas iniciativas planteadas en él han permitido concluir que en este momento no existe una radiografía exacta sobre los niños en Avilés y la primera que se ha hecho en Asturias es un estudio reciente realizado por la Universidad.

Ahora, Servicios Sociales se ha marcado como objetivo tener un conocimiento más exhaustivo sobre la realidad de la infancia avilesina. «Creo, además, que debería de existir un registro estadístico asturiano que unificase criterios y que nos permitiese comparar las realidades», afirma Álvarez.

De momento, en esta Concejalía se controlan algunos datos relacionados principalmente con las familias usuarias de los Servicios Sociales. Así, el año pasado el equipo específico de atención a la infancia atendió a 87 familias, de las que 40 entraban por vez primera en este programa.

Se trata, en la mayor parte de los casos de hogares unifamiliares y más concretamente monoparentales. El motivo de esa intervención de los especialistas fue fundamentalmente que las Unidades de Trabajo Social se detectó posibles negligencias en el trato con los hijos o incapacidad de la familia para controlar la conducta de los adolescentes.

El trabajo desde el Ayuntamiento se complementa con el que realizan diversas organizaciones. Entre ellas está Cáritas, que a través de sus programas de infancia trabaja con 75 niños en distintas partes del municipio tras el horario escolar, cifra similar de menores que son atendidos dentro del programa Pequeños Espacios de Abierto Asturias. Se trata de intervenciones que pretenden acompañar a los niños tras las clases y ayudarles en sus tareas escolares.

Pero el trabajo del Plan de Infancia municipal no sólo se centra en los niños que puedan tener problemas y establece medidas concretas que tratan de mejorar la realidad de la infancia en Avilés en aspectos como la participación, los espacios para jugar y divertirse, la educación en valores o la asistencia sanitaria, entre otras cuestiones relacionadas con los menores.