Ejemplo de empresaria

Kike Gómez Haces, fundadora de la Asociación Empresa-Mujer (ASEM), recibe esta noche en Oviedo un homenaje del mundo empresarial y político

E. C.GIJÓN.
La empresaria Kike Gómez Haces, el mes pasado en Oviedo. ::
                             J. D./
La empresaria Kike Gómez Haces, el mes pasado en Oviedo. :: J. D.

La empresaria, fundadora y presidenta de la Asociación Empresa-Mujer, Kike (Enriqueta) Gómez Haces, recibirá esta noche un homenaje en reconocimiento a toda su labor en favor de la mujer trabajadora de Asturias. El acto se celebrará en el transcurso de una cena a la que asistirán más de doscientas persona. Gómez Haces estará arropada por numerosas personalidades del mundo empresarial, político y cultural, además de por un buen número de mujeres, tanto asociadas como no asociadas de ASEM. Entre sus allegados y amigos se encuentra el presidente de la Fade, Severino García Vigón. El consejero de Industria, Graciano Torre, ha confirmado su presencia, al igual que la alcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felguero.

Directora de la Escuela Europea de Negocios y uno de los principales referentes del mundo empresarial femenino de la región, labor que ha venido desarrollando a través de la Asociación Empresa-Mujer (Asem), organización constituida en 1996 cuando apenas existían instrumentos de apoyo a las emprendedoras ni se hablaba de la conciliación laboral y familiar.

Viajera

Nacida el 19 de septiembre de 1954 en Puebla (México), su familia, de Porrúa, regresó a Asturias a lo pocos años. Soltera, profundamente católica -es miembro del Opus Dei- ha vivido en Asturias, Pamplona, Valencia y Murcia. Es empresaria pero periodista de profesión, carrera que estudió en Navarra en los años setenta donde tuvo como compañero a Luis Herrero.

El 5 de marzo de 2009 fue operada de urgencia al detectársele un tumor cerebral en estado avanzado. Hace unas semansa recibió un reconocimiento del Centro Asturiano de Oviedo durante la entrega del premio Empresario Siglo XXI. «Estoy muy satisfecha de ASEM porque había muchas mujeres con situaciones personales difíciles que no sabían por donde tirar y las apoyamos hasta que fueron capaces de dar pasos muy largos», recuerda.