El toldo de un bar amortigua la caída de varios cascotes

El desprendimiento se produjo en el número 14 de la calle Cuba y causó daños en cuatro vehículos

J. F. G.AVILÉS.
El toldo evitó que los cascotes cayesen sobre los clientes que se encontraban en la terraza. ::
                             MARIETA/
El toldo evitó que los cascotes cayesen sobre los clientes que se encontraban en la terraza. :: MARIETA

El toldo de El Café de Mario, en el número 14 de la calle Cuba, hizo que lo que podía haber acabado en tragedia se quedase en un simple susto. Sucedió a eso de las dos de la tarde de ayer. A esa hora la terraza de la cafetería estaba repleta de gente y de repente, sin que nadie lo esperase, un ruido seco hizo que todo el mundo se levantase de sus sillas y se alejase rápidamente de la zona.

Un trozo de la fachada del edificio se había desprendido y varios kilos de cascotes, alguno de ellos de considerable tamaño, y algunos objetos metálicos cayeron sobre el toldo, que resistió, la acera y la carretera. Afortunadamente no hubo que lamentar daños personales, pero sí materiales, cuatro vehículos afectados con daños de escasa consideración.

La Policía Local apenas tardó unos minutos en llegar. Los agentes acotaron la zona rápidamente, impidiendo el tránsito, y procedieron a evaluar los daños. Mientras, los clientes del bar terminaban de reponerse del susto.