Grandes éxitos en la grada

Los himnos del Sporting y del Oviedo son del mismo autor, el compositor poleso Falo Moro Collar

FRANCISCO ÁLVAREZG IJÓN.
La afición de El Molinón entona el himno antes del inicio del último partido de la anterior temporada, en el que el Sporting logró la permanencia ante el Recreativo. ::
                             LUIS SEVILLA/
La afición de El Molinón entona el himno antes del inicio del último partido de la anterior temporada, en el que el Sporting logró la permanencia ante el Recreativo. :: LUIS SEVILLA

Evocan y en ocasiones exageran las gestas pasadas, piropean a la afición o prometen un futuro triunfal. En general, son transmitidos de forma oral, se aprenden y se cantan de oído y en la mayoría de los casos sus creadores se diluyen en el anonimato. Ésa es la historia de los himnos de los clubes de fútbol, que jornada entonan miles de voces en los estadios, convertidos por las aficiones en el cantar de los cantares.

Un compositor poleso fue el autor de los himnos que identifican a los dos grandes clubes asturianos. De la mano de Falo Moro Collar (1911-1996), que nació y murió en Pola de Siero, brotaron en letra y música los himnos del Sporting y Oviedo. Fueron y seguirán siendo sus dos composiciones más conocidas en Asturias, pero su autor también es el padre de partituras como 'Campanines de mio aldea' o 'Asturies de mio querer', que enriquecen el cancionero popular.

En sus 85 años de vida, Falo Moro dejó escritas cerca de un millar y medio de piezas de los más variados géneros, desde el bolero al pasodoble, pasando por las nanas o la música para publicidad radiofónica. Le quedó por cumplir , no obstante, el sueño de escuchar en el Descenso del Sella un himno que compuso para la Fiesta de les Piragües y que la organización no asumió.

En sus dos cantares futbolísticos, Falo Moro trató no sólo de poner en valor a los clubes homenajeados, sino también a las ciudades que los hospedan. Así, el «Real Sporting equipo famoso, de rancia solera y brillante historial, que a Gijón tú le diste gran fama y en El Molinón no tienes rival» se equipara con el «Es Oviedo ciudad de abolengo y ha tenido siempre a galardón en el fútbol ser de los primeros con equipos de gran tradición».

Buscan también la implicación ciudadana himnos como el del Marino. El club luanquín dispone de un cantar propio, compuesto en letra y música por Chano Montes, que concluye así: «Marino, equipo luchador con ilusión. Eres orgullo de Luanco y de Asturias admiración. Marino, a luchar, que contigo tienes a tu ciudad». Otros clubes asturianos, como el Unión Popular de Langreo, tienen también himno autóctono.

Del catalán al asturiano

Este género musical se caracteriza por el uso en dosis generosas de los tópicos. Baste una muestra: «Juega mi Betis al fútbol con ese duende que da la tierra», «El Sevilla es el fútbol hecho arte», «Alaví, alavá, ¡Viva el Cádiz!», «¡A la bim, bom, ba! ¡Racing, ra ra, ra!», «El Rayo tiene temple de campeón», «La Romareda vibrará y el cachirulo se alzará», «Es el Hércules campeón» o «Visca el València, és el millor». Con todo, la fidelidad de los escuchantes está asegurada. Pocos son los clubes que deciden cambiarlos y menos aún los que consiguen hacerlo.

El himno del Sporting se estrenó en 1970, con motivo de un ascenso a Primera y fue grabado cuatro años después en casete por el Coro Asturiano de Gijón. Con motivo del centenario del club, el cantautor mierense compuso hace cinco años un himno especial, el 'Puxa Sporting', que incorpora numerosas expresiones en llingua asturiana. En asturiano existe además una versión del himno del Barcelona, traducida por la Academia de la Llingua a petición de una peña azulgrana de Asturias.

Al margen del 'Cant del Barça', otros himnos usan las lenguas específicas de sus territorios. También son en catalán las versiones originales del Espanyol, el Nástic, el Villarreal o el Mallorca, mientras que en euskera son los del Athletic, la Real Sociedad y el Eibar, entre otros. Y el Zaragoza tiene una versión en aragonés.

Fotos

Vídeos