El Antroxu, en el horizonte

Las quince charangas de la ciudad ultiman las coreografías y las letras, que este año hablarán más de la gestión de los políticos que de la crisis

JESÚS ESCUDEROGIJÓN .
El collage realizado por el gijonés David García Ferrero será la imagen del Antroxu 2010. ::
                             E. C./
El collage realizado por el gijonés David García Ferrero será la imagen del Antroxu 2010. :: E. C.

Sin apenas tiempo para digerir los turrones navideños y disfrutar de los regalos de Reyes, ya se asoma en el horizonte la próxima fiesta, una de las más esperadas por los gijoneses: el Antroxu. Falta menos de un mes para que las calles de la ciudad se vistan de coloridos disfraces y se inundan del jolgorio que precede al sosiego y recogimiento de la Cuaresma. La recta final hacia el carnaval gijonés arrancó con la elección del ganador del concurso de carteles del Antroxu 2010, un galardón que se llevó el diseñador gijonés David García Ferrero con un collage en el que plasma lo que significa esta fiesta: el atrevimiento, idea que el joven ilustrador representó con la imagen de una sardina disfrazada de mujer. Quienes más sufren la cuenta atrás hasta el 12 de febrero son el medio millar de personas que componen las 15 charangas de la ciudad. Las prisas son el denominador común de estos grupos encargados de animar los cincos días de carnaval con ritmos a base de percusión y sus coloridos trajes. Los ensayos se suceden durante estos días para perfeccionar la coreografía y las letras que mostrarán al público en el Teatro Jovellanos el 13 y 14 de febrero en el XXIII Concurso de Charangas.

Será entonces cuando cada grupo desvele sus dos secretos mejor guardados a lo largo de todo el año: el disfraz y las coplas satíricas: «De la crisis no vamos a hablar porque ya estamos hasta las narices de ella», dicen desde una charanga, a lo que otra añade: «Pero sí nos vamos a referir a los mangantes». «Eso sí, nos vamos a meter con todo el mundo, pero sin ofender a nadie, porque el Antroxu es para reírse y pasarlo bien», aclaran desde otra.

Como cada año, el XXIII Concurso de Charangas será uno de los platos fuertes del Antroxu y seguro que llenará durante las dos jornadas del concurso el Jovellanos, que volverá a ser el centro de los actos del carnaval gijonés una vez reabierto tras su reforma. Además de las actuaciones de las charangas, el coliseo gijonés albergará el XVI Desfile Infantil, que tendrá lugar el 13 y 14 al mediodía, y el XVIII Concurso Infantil de Disfraces y el V Concurso de Disfraces con Papel de EL COMERCIO, que se celebrarán en la tarde del domingo 14.

La fiesta en la calle

Pero el espacio por excelencia del Antroxu es la calle, donde los gijoneses lucirán sus disfraces durante los cinco días de fiesta. Allí, a cualquier hora del día, se mezclarán los trajes de princesa de las más pequeñas con los más atrevidos de los jóvenes o los clásicos de los mayores. Sea cual sea el disfraz, el único objetivo es pasarlo bien sin la posibilidad de pasar desapercibido ante la multitud de personas disfrazadas que se lanzarán a las calles entre el 12 y el 16 de febrero. Porque durante el carnaval las únicas que no llaman la atención son las personas que salen a la calle en vaqueros y camiseta. En cambio, todas las miradas se dirigirán hacia los disfrazados, verdaderos protagonistas del carnaval.

Y es que ni siquiera el propio Pelayo se librará de disfrazarse. Tras el pregón del viernes 12, cuya hora y protagonista aún no está confirmado, cientos de gijoneses, encabezados por las quince charangas de la ciudad, se dirigirán a la plaza del Marqués para cumplir con la tradición de disfrazar a la estatua que preside el Puerto Deportivo, que el año pasado se vio convertido en hombre-anuncio.

Si durante el fin de semana los actos del Antroxu girarán en torno al Teatro Jovellanos, los días grandes del carnaval -lunes y martes- se celebrarán en la calle. Así, el gran desfile del Antroxu inundará de ritmo y color las calles de la ciudad, además de servir de escenario para dilucidar el ganador del XXII Concurso de Carrozas. Tanto este premio como el del resto de los concursos se conocerá al día siguiente en el paseo de Begoña, justo antes del inicio del desfile de la sardina, que transformará el jolgorio y el ambiente festivo del Antroxu en un baño de lágrimas y dará paso a la solemnidad y recogimiento de la Cuaresma.